«Le encendí una vela a la bruja y le pedí un premio. Por la noche di en Poio 2,4 millones en la Bonoloto»

Nieves D. Amil
NIeves D. Amil PONTEVEDRA / LA VOZ

POIO

Rosa María Rey entregó ayer en Poio 2,4 millones de euros
Rosa María Rey entregó ayer en Poio 2,4 millones de euros Ramón Leiro

Rosa María Rey selló el boleto del único acertante del primer premio en su receptor de Poio

18 may 2021 . Actualizado a las 18:26 h.

Rosa María Rey no puede contener los nervios. Reconoce que casi no durmió en toda la noche. A última hora de este lunes se enteró que había dado un premio de 2,4 millones de euros de la Bonoloto. El único boleto acertante de la combinación ganadora se selló en este local de la Avenida de la playa en Lourido, Poio. El 3-4-6-11-12 y 32 difícilmente los podrá olvidar esta lotera rodeada de brujitas. Asegura que ellas han tenido que algo que ver en este premio, o al menos, una de ellas. En la estantería de entrada al establecimiento hay una más grande que el resto y que durante mucho tiempo estuvo castigada detrás de la puerta. Desde hace un tiempo volví a subirla al mueble y dice con humor que «está haciendo su trabajo».

Rosa no sabe a quien ha dado el premio, pero una corazonada (o un deseo) le hace pensar que está en manos de un vecino de la zona. Se selló el lunes y al ser festivo, había gente de fuera paseando por la zona. «Recuerdo que entraron un par de matrimonios que no son habituales y otra pareja que no era de aquí, pero el resto eran casi todos de la zona», explica esta lotera, que desde que abrió no ha parado de recibir llamadas. Una de ellas le decía como tenía que hacer para cobrar el premio, pero tan solo era un cliente habitual bromeando. Otros entraban también con la misma broma y ella les seguía el juego con mucho humor: «Al que le toque que me ayude a pagar la hipoteca». Ese es uno de los deseos de Rosa María Rey. Y el que le llevó a pedirlo en voz alta. «Le encendí una vela a la bruja y le pedí que diese un premio o que repartiese yo uno. Por la noche tocó aquí la Bonoloto», explica.

No es el único que ha dado. Este mismo mes, una clienta habitual, y que cada día pasa sus boletos por la bruja, tuvo cinco aciertos en la Bonoloto. «No tuvo los seis del primer premio por un número. Si salió el 35, ella tenía el 34», comenta. También hace dos años había dado otro gran premio. Seis aciertos en la Primitiva dejaron en el 2018 en este local de la Avenida de la playa de Lourido 783.460 euros

A las diez de la mañana todavía esperaba a que la delegación de Loterías y Apuestas del Estado de Pontevedra le llevase el cartel con el premio de 2,4 millones de euros. Formará parte de un escaparate en el que se ven los últimos que ha dado en casi 30 años al frente del negocio. Lo abrió al poco tiempo de llegar de Madrid, donde tuvo dos negocios de hostelería junto a su marido. Aunque él era madrileño, Galicia le tiraba tanto que un día decidieron cambiar su vida en la capital y regresar a Poio con sus cuatro hijos. Desde entonces, Rosa lleva las riendas de este local, que también es estanco. Ese es uno de los motivos que le lleva a abrir tan temprano. Aunque la zona todavía está desértica a primera hora de la mañana, ella necesita ese tiempo para organizar el tabaco en las estanterías. «Ya me robaron tres veces y no quiero que me vuelva a pasar», apunta.

Mientras espera que por la puerta entre el único acertante de la Bonoloto del 17 de mayo, Rosa coge una de sus brujitas y le sigue pidiendo un poco más de suerte. Ahora es ella la que se merece el premio.