Un convenio a tres bandas para el saneamiento de la ría

Poio, Sanxenxo y Acuaes rubricarán el acuerdo, que implica una inversión de dieciséis millones de euros, próximamente


Pontevedra / La voz

Un acuerdo histórico y que marcará un antes y un después en el tratamiento de las aguas residuales de Poio y Sanxenxo. Así valoraron ayer estas dos instituciones el convenio que suscribirán en breve con la sociedad estatal Acuaes para dar solución a viejos problemas, como el tratamiento de las aguas en Raxó y Samieira o la mejora de la EDAR de Paxariñas, que afectaban a la calidad de las aguas de la ría de Pontevedra.

Tanto uno como otro concello coincidieron al reseñar que se ha puesto de manifiesto «que el interés general, el respeto institucional y las excelentes relaciones entre ambos concellos están por encima del color político de sus gobiernos». A este respecto, el alcalde de Poio, Luciano Sobral, incidió en que esta cooperación permitirá «desbloquear e solucionar unha demanda histórica no noso concello, onde o sector mariñeiro é un dos principais motores económicos, e que, ademais, permitirá que as parroquias de Raxó e Samieira pasen a contar con esta prestación». Es por ello que subraya «o esforzo realizado por este goberno para que este fito sexa unha realidade moi pronto».

Por su parte, su homólogo Telmo Martín reseñó que «as melloras previstas en Sanxenxo, máis as que realizará a nova concesionaria da auga, colocaranos no club da excelencia do abastecemento e a depuración de augas».

En cuanto al proyecto en sí, este se divide en dos fases en función de la prioridad de las obras a realizar y supondrá una inversión que se estima en dieciséis millones de euros, al mitad de los cuales se financiarán con fondos europeos. El restante 50 % lo asumirán Poio y Sanxenxo en función de las mejoras realizadas en cada uno de estos concellos.

Entre las actuaciones de la primera fase, la mejora y ampliación en ocho mil metros cuadrados de la depuradora de Paxariñas, «o que practicamente se traduce na construción dunha nova EDAR», ya que se dotará de una tecnología que permitirá un importante ahorro energético, un sistema de desodorización para evitar malos olores y el incremento de su capacidad de tratamiento para prestar servicio a una población de cien mil habitantes.

Otra actuación de calado será la ejecución del nuevo emisario submarino, mientras que en la segunda fase se acometerá, por ejemplo, a la adecuación de la estación de bombeo e impulsión de Laño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un convenio a tres bandas para el saneamiento de la ría