Derbi gallego por el trono español

La hegemonía del Pescados Rubén Burela contra el sueño del Poio Pescamar en una final «especial» para Luci y Ale de Paz, que dejaron huella en el bando rival


REDACCIÓN / LA VOZ

Galicia es desde hace décadas una potencia en el fútbol sala. Y lo será todavía más cuando termine la histórica Copa de Málaga, que por primera vez ha reunido en la misma sede y en el mismo fin de semana las final four de las competiciones masculina y femenina. El Barça y el Jaén protagonizarán la final masculina a las 20.30 horas, pero el trofeo de la Copa de la Reina se irá a una pequeña localidad gallega: Burela o Poio (Martín Carpena, 12 horas. En directo por Teledeporte).

El Pescados Rubén, que acumula cuatro títulos consecutivos en apenas un año y medio, derrotó el viernes con autoridad al Alcorcón, y pone en juego su hegemonía frente al sueño del Poio Pescamar. El cuadro rojillo venció al UA Alicante con un agónico gol de Ana Rivera en la prórroga y persigue su primer gran título.

Será también su primera gran oportunidad frente al dominante conjunto de Julio Delgado. «Nosotras somos un equipo hecho para ganar y con una apuesta muy firme por la profesionalización», destaca Ale de Paz, que conoce a la perfección a un rival implicado en el crecimiento del deporte femenino y con una cantera enorme. Allí militó durante cuatro temporadas.

«Desde que llegué al Burela todo ha ido rodado. La Copa es el único título que me falta y empecé a ir con la selección española», subraya la jugadora de Neda, decidida a aumentar su palmarés. «Veníamos con confianza tras tomar el liderato al ganar al Torreblanca y contra el Alcorcón demostramos que somos un buen conjunto donde todas sumamos. En esa línea queremos seguir contra el Poio», explica, tratando de desconectar en la jornada previa al gran derbi.

Guarda «buenas amigas» en un conjunto «muy cambiado en esta temporada y media», pero la amistad con sus excompañeras y el cariño por la camiseta rojilla pasarán a un segundo plano en el partido, confiesa. «Es un día especial, mi primera final y además contra el Poio, pero, si marco, voy a celebrarlo. Lo celebraría aunque fuese contra mi hermana», destaca el ala-cierre, que evoluciona favorablemente de unas molestias en el tobillo por las que Julio Delgado la dosificó en la segunda parte contra el Alcorcón, con la semifinal encarrilada. Lo mismo hizo con Peque, lastimada en el muslo.

Ninguna de las dos tendrá mayores problemas para reencontrarse en la cancha con su excompañera Luci Gómez, ahora a las órdenes de Manu Cossío. «Tenemos ganas, pero estamos con menos nervios que el primer día en la semifinal. Parece que nos hemos sacudido esa presión», apunta la coruñesa, que ya alzó la Copa con el Ourense y con el Burela. Ahora pretende hacerlo con su nuevo equipo: «Era casi seguro que el Burela estaría en la final, pero que nosotros hayamos pasado es menos habitual y una alegría. No somos el club que todos piensan que va a estar ahí, pero aquí estamos».

Luci otorga el favoritismo al Burela, pero se muestra decidida a dar guerra con un bloque muy competitivo: «Hay que hacerlo perfecto porque si cometes un error te penaliza como lo hizo del Alcorcón. Habrá que salir con un nivel de intensidad alto».

El equipo mariñano busca su tercer título copero ante un rival debutante en una final

Si la experiencia cuenta algo en un partido de tantísima exigencia, el Pescados Rubén parte con una clara ventaja sobre su enemigo. Las mariñanas han conquistado la Copa en dos ocasiones, en el 2012 y el 2019, ambas frente al Futsi Atlético Navalcarnero. Precisamente contra el mismo rival sucumbió en el encuentro decisivo en las ediciones del 2015, 2016 y 2018. Para el Poio Pescamar, sin embargo, será su primera final. Hasta esta temporada, nunca habían superado los cuartos de final, una ronda en la que cayeron los tres últimos años.

Una única victoria rojilla en 14 partidos en la élite y otra en su única final de Copa Xunta

Aunque por el momento no se enfrentarán en la fase regular de Primera División por estar encuadrados en grupos distintos [lo harán más adelante si mantienen su buen ritmo], Poio Pescamar y Pescados Rubén Burela se conocen muy bien. Además de Luci y Ale de Paz, la viveirense Lara Balseiro también vistió las dos camisetas, y aunque las pontevedresas no habían alcanzado hasta ahora ninguna gran final acumulan ocho campañas dando guerra a las mejores en la más absoluta élite femenina.

Si bien, en los catorce enfrentamientos ligueros la superioridad de las de A Mariña lucense es clara. Se produjeron once victorias naranjas, por solo una rojilla y dos empates. En esos partidos, además, el Burela anotó prácticamente el doble de goles (56) que las jugadoras pontevedresas (30).

Si bien, en su historial de enfrentamientos contra las tricampeonas de Liga, bicampeonas de Copa y pentacampeonas de Galicia, el Poio tiene un esperanzador precedente al que aferrarse, además de al triunfo conseguido en A Seca durante la Liga 2016-17 (2-0). El conjunto ahora dirigido por Manu Cossío y las Guerreiras Laranxas de Julio Delgado ya se midieron en una final, aunque en aquella ocasión fue en la Copa Xunta. El Poio se impuso por 4-5 en aquella edición del 2018, que terminó con un emocionante partido en el pabellón de A Raña, en Marín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Derbi gallego por el trono español