Ana Rivera mete al Poio Pescamar en la final de la Copa de la Reina

Jugarán el domingo contra el Burela en una final con esencia gallega


Ana Rivera ha metido al Poio Pescamar en la final de la Copa de la Reina con un disparo en el último suspiro de la prórroga de un partido tan igualado hasta ese momento que se podía haber decantado hacia cualquier lado. Las rojillas están ya a un paso de la gloria, de cumplir un sueño por el que llevan trabajando años y que esta temporada les ha llegado en el mejor momento de forma. El covid quiso que se jugase ahora, a las puertas de la Navidad, la Copa de la Reina correspondiente a la pasada temporada. Y el Poio se preparó para ello tras una primera vuelta en la que solo han perdido un partido.

Las rojillas ya saben lo que es soñar, ahora le queda completar la historia el próximo domingo contra el Burela. Será una fiesta gallega para pelear por el título. Hubo que esperar hasta el último suspiro del partido para que Ana Rivera hiciese soñar al equipo. No fueron suficientes los 40 minutos de partido para ver quienes estarían mañana en el Martín Carpena de Málaga, pero bastó un segundo para acercarse a la gloria.

Las rojillas intentaron desde el primer minuto frenar la salida de las alicantinas con una presión muy alta. Fue un inicio vertiginoso con dos equipos que se conocen bien y rotaban jugadoras sobre la cancha de forma continua. Las ocasiones se repartían entre ambas porterías haciendo emplearse a fondo a Caridad. El Poio parecía dominar el ritmo del partido ante un rival muy intenso, que alternaba la presión en tres cuartos y en mitad de la cancha. Elena salvó un mano a mano ante Luci tras una impresionante jugada personal que a punto estuvo de convertirse en el primero de la tarde.

No fue esa la única ocasión de estos primeros minutos, Antía tuvo una bien temprano, al igual que Dani Sousa o Carol Agulla, que sacó un rápido contragolpe para poner firmes a las alicantinas. Llegaban rápido, pero también dejaba que el rival se aproximase.

Camino de la prórroga

Ya en la segunda parte, el juego se equilibró, a pesar de que hasta ese momento se había visto a un Poio mucho más claro con una conexión impresionante entre Dani y Luci en la ofensiva que obligaron a Elena Gómez a emplearse a fondo. El Alicante intentó defender muy arriba y eso le pasó factura ofensivamente. Solo la falta de puntería impidió que las de Manu Cossío sentenciasen el partido antes de tiempo.

A medida que avanzaban los minutos y el marcador permanecía intacto, los nervios dejaban imprecisiones en la pista y eso favoreció al conjunto universitario que se mostró más entero y acariciaba la victoria con acercamiento de peligro sobre Caridad.

El partido se encaminó sin remedio hasta la prórroga llevando a las jugadoras hasta la extenuación. Comenzó dominando el Alicante en esos primeros minutos, pero las de Manu Cossío fueron poco a poso subiendo la presión y cuando parecía que el desenlace sería la tanda de penaltis, Ana Rivera hizo magia con un potente disparo lejano que dejó plantada a Elena Gómez bajo palos viendo como la Copa de la Reina se le escapaba a 35 segundos del final del partido. Ya no quedaba tiempo para intentar el empate y el juego de cinco de las alicantinas no valió para romper el sueño rojillo. El Poio se cuela en la final por méritos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ana Rivera mete al Poio Pescamar en la final de la Copa de la Reina