Nuevo golpe a una ya castigada hostelería


pontevedra / la voz

Las nuevas restricciones de movilidad, limitando las entradas y salidas de Pontevedra, Poio y Marín, y la obligación de que las reuniones sean solo de convivientes y un máximo de cinco personas supone un nuevo golpe para la hostelería. Un sector que todavía se estaba empezando a adaptar a un nuevo horario de cenas debido al toque de queda (de 23 a 6 horas). La nueva situación se dejó sentir ya el viernes por la noche en plazas del centro histórico de la ciudad como la de A Leña, menos concurrida de lo habitual. Ayer trascendió el cierre temporal de Casa Solla, en Poio, debido a la mala evolución epidemiológica. El estrella Michelin mantiene el servicio a domicilio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nuevo golpe a una ya castigada hostelería