La subida de contagios lleva a la policía de Poio a vigilar que se cumplan aforos

El Concello pondrá la lupa tanto en espacios públicos como privados


pontevedra / la voz

Cuando la Xunta señaló que iba a aplicar medidas restrictivas especiales en Pontevedra debido a la escalada de contagios por coronavirus, parecía raro que el municipio limítrofe, con el que hay una relación intensa, quedase ajeno a estas nuevas normas. Finalmente, poco después, también se decretaron esas medidas más allá del puente de A Barca. Y, ayer, el alcalde de Poio Luciano Sobral, acompañado de la concejala Marga Caldas, valoró lo que suponen y anunció que el Ayuntamiento hará también acciones complementarias por su cuenta para ver se así se logra parar la escalada de casos de coronavirus.

En esa línea, se anunció que la Policía Local de Poio ampliará su servicio hasta la noche y activará un dispositivo especial de control de espacios públicos y privados. Se pondrá la lupa en las playas y también en la hostelería. Sobral y Caldas recordaron que, dado que Poio está ahora bajo esas medidas restrictivas, el aforo en el interior de los locales hosteleros se reduce al 50 % y está prohibido utilizar la barra.

El alcalde apeló una y otra vez a la responsabilidad de todos. Y explicó que el Sergas le comunicó el viernes por teléfono que en Poio había ese día 29 personas infectadas, y que 15 de esos positivos se habían detectado en un solo día, de ahí que la Xunta tomase medidas. «De momento eses son os datos que temos, e ata o luns non nos darán máis. Todas esas persoas estanse recuperando nos seus domicilios», dijo.

Sobral y Caldas indicaron que, además de vigilar los aforos, desde el Concello se implementarán más medidas. Así, Protección Civil se encargará de realizar la recogida de basuras a los vecinos que estén en cuarentena y también se dará servicio a las personas mayores en cuanto a compras o recados. Igualmente, se acordó la suspensión de todas las citas culturales, deportivas y festivas de los próximos días, que se retomarán en caso de que la evolución vaya siendo favorable.

El Concello también habilitó de nuevo un número de teléfono municipal -concretamente, se trata del 604 037 060- al que los ciudadanos podrán llamar para consultar todo tipo de cuestiones relacionadas con el covid-19.

Relaciones fluidas

Hasta que aplicó medidas restrictivas en Pontevedra y el Sergas le explicó al alcalde la situación -minutos antes de anunciar ese cambio en la normativa-, desde al área sanitaria se negó que hubiese brotes importantes. Pese a que la escalada de contagios viene ya de lejos, se limitaba a decir que se trataba de casos aislados. Esto provocó el enfado del regidor de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, que acusó al Sergas de oscurantista y de obligar al Concello a tomar medidas a ciegas ya que desconocía el número de positivos. Ayer, tanto Luciano Sobral como Marga Caldas hablaron en la misma línea que Lores. Así, Caldas indicó: «Xa foramos tomando decisións desde o momento no que tivemos constancia dalgúns casos, a pesar de que non tivemos información por parte da Xunta».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La subida de contagios lleva a la policía de Poio a vigilar que se cumplan aforos