Incineran el nido de velutina que causó una muerte en Poio

Protección Civil tuvo que retirar, asimismo, cuatro culebras


Poio / La voz

A las pocas horas de haberse confirmado la muerte de Manuel Quiñones Gómez, de 72 años, en Raxó como consecuencia de la picadura de una avispa de velutina, voluntarios de Protección Civil de Poio procedieron a la retirada y posterior incineración del nido causante del trágico suceso. Las fuentes consultadas precisaron que el mismo se encontraba en el interior de un bloque de hormigón de un muro en cuyas cercanía se encontraban las semillas de unas coles que el fallecido, acompañado de su mujer, pretendía recoger.

Desde Protección Civil remarcaron que la retirada y destrucción de este nido fue «por la urgencia del suceso, puesto q este año no retiramos nidos». El motivo no es otro que el acuerdo suscrito por el Concello de Poio con la Fegamp, para que sea la Federación Galega de Municipios e Provincias la que asuma esta labor.

Los voluntarios, asimismo, colaboraron con los servicios sanitarios que se trasladaron en helicóptero para asistir al afectado y a su mujer.

Lo cierto es que este domingo fue especialmente complicado para la agrupación de Poio, toda vez que tuvieron que atender a cuatro avisos de culebras localizadas en viviendas y en la vía publica, así como auxiliaron a una camada de gatitos que fueron abandonados en Campelo. De igual modo, su colaboración fue necesaria en la retirada de un pino que se había precipitado al suelo en la zona de A Armado, cortando el paso.

En el caso de los ejemplares de culebra lisa europea o coronella, estos fueron reintegrados en su hábitat natural, al tiempo que se recordó que no son venenosos, aunque sí pueden morder si se sienten amenazados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Incineran el nido de velutina que causó una muerte en Poio