La nueva imagen de la PO-308 en Poio va tomando forma

Los trabajos de seguridad vial se encuentran en un estado avanzado, creando aceras y mejorando las conexiones con otros viales


Poio / La Voz

Los conductores que circulan por la PO-308 entre Covelo y Raxó, en Poio, pueden hacerse ya una idea de cómo será la nueva imagen de esta carretera autonómica ante el avanzado estado de ejecución de los trabajos de reforma vial y dotación de seguridad vial. La Consellería de Infraestruturas manifestó este verano que confía en que los trabajos rematen en noviembre y máquinas y obreros trabajan a fondo este mes para que este objetivo se cumpla. En Covelo, a ambos lados de la calzada, se están construyendo aceras y ordenando el aparcamiento. También se habilitarán glorietas en los cruces que hay en ambos extremos de este núcleo. La recta de Laño dispone ya de aceras y de aparcamiento regulado en el margen que va de Poio a Sanxenxo. En Raxó, además se está dando continuidad a las aceras de Laño, pero ya a los dos márgenes, hasta el lugar de A Granxa, en Sanxenxo. Es en Raxó donde se ejecutan las dos obras más importantes del proyecto. Por un lado una rotonda en la curva de salida de este núcleo, que se complementa con una nueva calle, sostenida por dos impresionantes muros de piedra y que ya se ha rellenado de tierra compactada, con el objetivo de mejorar el acceso al entorno del puerto. Por el otro lado, un poco más arriba, se ha habilitado una conexión con la red secundaria que se interna en el monte y que hasta ahora era una cuesta muy pronunciada y con dificultades para la visibilidad. Con estas obras que está acometiendo la Consellería de Infraestruturas, se atiende la demanda de Concello y vecinos, al hacer la reforma de la carretera y también una sende peatonal y ciclista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La nueva imagen de la PO-308 en Poio va tomando forma