Sale a dar de comer a las gallinas y le roban en casa

Una pontevedresa fue condenada a trece meses por este asalto, si bien fue absuelta de otro suceso en Poio


Pontevedra / La voz

Como solía hacer habitualmente, en torno a las siete de la tarde de aquel 16 de agosto del 2017, una vecina de Santa María de Sacos, en el municipio de Cerdedo-Cotobade, salió de su casa para dar de comer a las gallinas. Despreocupada, dejó puestas las llaves de la puerta de acceso a la vivienda, circunstancia que fue aprovechada por una pontevedresa para introducirse subrepticiamente en el interior de la misma.

Sin perder tiempo, la ladrona se revisó varias dependencias de este domicilio hasta hacerse con «un monedero con treinta euros, un sobre que había en un ropero con quinientos euros, una gargantilla, una cadena, una alianza y un pendiente». Pese a la celeridad con la que se movió, no fue lo suficientemente rápida, ya que fue sorprendida por la víctima que se la encontró cara a cara cuando abandonaba la casa.

La pontevedresa, en todo caso, consiguió huir de la zona al subirse a un coche en marcha en el que le esperaban otras dos personas que no fueron identificadas.

Por estos hechos, calificados como constitutivos de un delito de hurto, la Audiencia de Pontevedra acaba de confirmar la condena impuesta de trece meses de prisión. Los magistrados tuvieron en cuenta los antecedentes delictivos de la sospechosa, que acumulaba otras dos penas previas, para considerar que debían aplicar la existencia de una agravante de reincidencia.

La Audiencia, además, avala la decisión de la jueza de instancia de no acceder a la petición del abogado defensor de aplazar la vista oral: «Tempo de sobra tivo a asistencia letrada da agora apelante para preparar a súa defensa para o xuízo oral en que era obxecto de acusación». Añaden que, a la vista de la grabación de juicio, «o letrado mesmo se entrevistou antes do comezo da vista oral por videoconferencia coa acusada para así preparar mellor a súa defensa. Esta realizouse eficaz e profesionalmente».

Segundo hurto

A diferencia de lo ocurrido en Santa María de Sacos, la Justicia pontevedresa no halló pruebas de la participación de la pontevedresa en un segundo hecho ocurrido cuatro días después del primero. En esta ocasión, dos mujeres que, finalmente, no fueron identificadas acudieron a una casa de Poio, de tal modo que, mientras una entretenía al propietario, su cómplice consumaba el hurto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sale a dar de comer a las gallinas y le roban en casa