Aída García conquista la plata en el Gallego de Contrarreloj a 1 segundo del título, y con caída

La vilagarciana perdió unos preciosos 20 segundos en su accidente a tan solo unos 800 metros de la meta de As Pontes


vilagarcía / la voz

Desde que hace 6 años decidía retomar la práctica del deporte como parte intrínseca de su vida, Aída García López ha hecho de la experimentación la brújula de su relación con la actividad física competitiva. Con sus dos títulos mundiales de grupos de edad en el duatlón sprint y el triatlón cross del ITU Multisport de Pontevedra todavía frescos, la deportista del C.T. Poio decidió dedicar el pasado largo fin de semana a «probar cosas nuevas que no había hecho nunca». Empezando por el Campeonato de Galicia Contrarreloj Individual de ciclismo. Y, ni corta ni perezosa, Aída García regresó el pasado viernes de As Pontes con la plata al cuello. Y porque el cielo no quiso que destronase a la incombustible Chus Barros (Spol C.C.), la gran dominadora de la especialidad en la comunidad.

Un segundo y 463 centésimas (36.14,071 frente a 36.15,534) fueron lo que separaron a ambas rodadoras tras completar los 23 kilómetros de un trazado con un par de repechos a un 6 % de desnivel y alrededor de un kilómetro cada uno. El problema, recuerda García, es que hizo «un día horrible, con viento, lluvia y granizo, que no se esperaba». Y a unos 800 metros de la meta, en una glorieta de acceso a la central térmica de la localidad coruñesa, la suciedad en el firme se mezcló con las precipitaciones líquidas y sólidas para dejar en la cuneta el que habría sido el primer título de C.R.I. de la vilagarciana. «Ya me habían avisado del peligro. Pero a pesar de entrar suave en la glorieta, la bici se me fue entera sin aviso. Me desplacé muchos metros rodando por el suelo, por una suerte de acuaplaning», recueda la ciclista, que apunta que, paradójicamente, esa agua embalsada la pudo haber salvado de males mayores. «Acabé con piel levantada y costillas doloridas», señala, más unos 20 segundos perdidos en el regreso a su ruta que le costaron el título. No obstante, y por todo ello, sumado el hecho de que, desvela, «tengo una bicicleta muy limitada, de carretera, que adapté con unos acoples prestados y bajando el manillar [...] Mi impresión», afirma Aída, «es súper satisfactoria». Por el resultado. Pero también porque «me ayuda a quitarme el miedo a este tipo de situaciones».

Con la plata autonómica bajo el brazo, y a pesar de la caída, Aída se animó al día siguiente a hacer la prueba de Betanzos del circuito gallego de XCO, la modalidad olímpica del ciclismo de montaña. Otra experiencia nueva. Y se encontró con que «es súper exigente. Lo más duro que he probado hasta ahora, tanto a nivel físico como técnico». Hasta el punto de que, confiesa, «estuve a nada de abandonar». No lo hizo, y se descubrió tercera en la meta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Aída García conquista la plata en el Gallego de Contrarreloj a 1 segundo del título, y con caída