Cae un grupo organizado de furtivos en Poio que se desplazaba en un Audi A3

El operativo policial se saldó con cinco arrestos y el decomiso del vehículo


La Voz

Eran una suerte de furtivos de alta gama. No en vano, no dudaban en desplazarse a bordo de un Audi A3 para asolar de manera organizada los bancos marisqueros de Combarro, en el municipio pontevedrés de Poio. De este modo actuaba un grupo de furtivos que acaba de ser desmantelado en un operativo conjunto llevado a cabo por guardias rurales de la cofradía pontevedresa de San Telmo y agentes de la policía autonómica de la ciudad del Lérez.

Según trascendió este lunes, los cuatro sospechosos fueron observados sustrayendo almeja de madrugada en uno de los arenales. Los guardas rurales optaron entonces por esperar y comprobar el alcance de los acontecimientos. De este modo, pudieron constatar cómo, durante más de media hora, esquilmaban el banco marisquero. «Parecía que se creían que podían actuar con total impunidad, como si la ría fuera suya», apuntó una mariscadora de Campelo tras haber sido avisada de lo que había ocurrido.

Lo cierto es que, una vez ya en tierra, comenzó un seguimiento de los sospechosos, circunstancia que permitió que los vigilantes de San Telmo comprobasen cómo se introducían en un Audi A3 que se había desplazado a recogerlos para, acto seguido, darse a la fuga. Sin embargo, el vehículo no llegó muy lejos, ya que fue interceptado por la policía autonómica, cuyos agentes procedieron al decomiso del marisco que ilícitamente habían sacado del mar, así como del material técnico utilizado para extraerlo.

Trasladados a la Jefatura de Pontevedra, se procedió al pesaje de la mercancía intervenida en presencia de los cinco detenidos -a los cuatro furtivos se sumó la conductora del vehículo que se desplazó a recogerlos-. De este modo, se determinó que habían retirado de forma fraudulenta un total de 101,18 kilos de almeja japónica, por lo que se les imputó sendos delitos de furtivismo y de grupo organizado, tal y como recoge el artículo 335.2 del Código Penal, precisaron las fuentes consultadas.

En todo caso, en principio, no ha trascendido que hubiesen sido puestos a disposición judicial en los juzgados de A Parda. Y es que todo apunta a que, tras prestar declaración policial, quedaron puestos en libertad con cargos a la espera de que sean llamados para comparecer ante el juez instructor en el marco de la causa judicial abierta una vez se remitan las diligencias policiales. 

Vehículo intervenido

En el marco de estas actuaciones, a los sospechosos no solo se les intervinieron las almejas extraídas fraudulentamente, sino también el material técnico empleado para llevar a cabo esta labor y el Audi A3. La incautación del automóvil es una medida específicamente contemplada en la legislación española como parte de la lucha contra el furtivismo, siempre y cuando se considere que el automóvil se ha empleado para la comisión del delito bajo investigación.

En cuanto a las almejas, estas fueron calibradas por clases en las instalaciones de la cofradía de San Telmo, añadieron desde el servicio de Guarda Rural de la cofradía de San Telmo. Cerca de la mitad de la mercancía decomisada, concretamente 48,56 kilos, tenía un tamaño antirreglamentario, circunstancia que «perjudica gravemente a la sostenibilidad del recurso marisquero». En todo caso, los bivalvos fueron devueltos al mar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cae un grupo organizado de furtivos en Poio que se desplazaba en un Audi A3