Rosa María Rodiño: estanquera, luchadora y sobre todo solidaria


pontevedra / la voz

Rosa María Rodiño, vecina de Poio, falleció a los 62 años a causa de un cáncer contra el que luchó hasta el último minuto. Porque Rosamari, tal y como contaban ayer quienes la querían, era una mujer luchadora, fuerte y solidaria. Dado que ya había peleado contra esta patología en una ocasión anterior, tenía una especial sensibilidad y empatía con los enfermos de cáncer, ayudaba en acciones de la AECC y no dudaba en dar ánimos a quienes pasaban por este trance. «Ayudaba a todo el que podía», repetían ayer.

Directiva de una asociación de mujeres en lucha por la igualdad, Rosa era estanquera de profesión. Se le podía ver tras el mostrador de su negocio en Samieira, llamado Rodiño, pero más conocido por el nombre de Casa Canturiña. Estaba casada con el concejal del PP Manuel Domínguez -por su muerte, el PP ayer suspendió el acto reivindicativo previsto para el domingo en Poio- y tenía dos hijos. Al dolor por Rosamari se suma también la pérdida hace poco más un año de su hermano Avelino, veteranísimo agente de la Policía Local de Poio, que, como ella, se marchó demasiado pronto.

El funeral será a las 17.30 horas de hoy en Samieira y posteriormente será enterrada en el cementerio parroquial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Rosa María Rodiño: estanquera, luchadora y sobre todo solidaria