El Albariño se cierra sin incidentes graves y un detenido por el robo de teléfonos móviles

No se registraron retenciones de tráfico importantes

.
L. P.
Cambados

A la espera del balance que ofrezca hoy o mañana el Concello de Cambados, anoche se podía afirmar que la del 2018 fue una edición relativamente tranquila. Es imposible evitar los efectos propios de las multitudes y del botellón, de modo que tanto la Guardia Civil como la Policía Local tuvo que intervenir en más de una pelea y vigilar por que la fiesta transcurriera de forma pacífica, pero no hubo que lamentar ni altercados severos ni heridos graves. Lo más destacado fue la detención de un vecino de Poio que ocultaba en su coche media docena de teléfonos móviles. Todo parece indicar que los terminales, algunos de ellos de gran valor, fueron sustraídos durante la madrugada del domingo, aprovechando la aglomeración de gente.

En el Albariño también es habitual que actúen los carteristas, aunque este año se detectaron menos que en otras ocasiones. Las fuerzas del orden también tuvieron que intervenir ante excesos de horario en los locales de copas y ejercieron labores de control para evitar que se superara el aforo y la entrada de materiales inadecuados en la plaza de Fefiñáns durante los conciertos.

En el capítulo referente al tráfico, tampoco se registraron las retenciones de otros años. No hubo conciertos multitudinarios y el calor hizo que se retrasase la afluencia de gente, de modo que la entrada al pueblo se hizo de forma escalonada. No faltaron los controles de alcoholemia por parte de la Guardia Civil de Tráfico, que ayer seguían parando coches a las 10.30 horas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Albariño se cierra sin incidentes graves y un detenido por el robo de teléfonos móviles