Tras la pista de la ladrona aprovechada de Poio


Poio / la voz

A finales de la pasada semana, una mujer se aprovechó de la inocencia de la camarera de una cafetería de Poio para hacerse con una serie de artículos que un vecino había adquirido por Internet. Con lo que no contó la sospechosa es que la cámara de seguridad del negocio la captó, unas imágenes que se están utilizando para tratar de identificarla.

Según trascendió ayer, el jueves, un repartidor se puso en contacto con el denunciante para comunicarle que no conseguía localizar a nadie en su domicilio. Este le explicó que estaba trabajando, por lo que le pidió que dejara el envío en el bar donde ya le conoce y que él, posteriormente, lo recogería.

Así lo hizo. Sin embargo, todo parece indicar que las distintas conversaciones mantenidas por el repartidor fueron escuchadas por una mujer, lo que le permitió quedarse con una serie de detalles, entre ellos el nombre del comprador. Y como la información es poder, al cabo de un par de minutos, se presentó delante de la camarera convenciéndola de que era amiga del víctima y que esta le habían encomendado llevarse los paquetes.

La empleada, sin desconfiar de su interlocutora, accedió a sus deseos. Los vecinos consultados auguraron que podría tratarse de una veraneante de paso, ya que ninguno la reconoció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Tras la pista de la ladrona aprovechada de Poio