Cerca de tres millones de euros para hacer realidad una demanda de 23 años

La Diputación de Pontevedra acomete en Campelo una de sus mayores inversiones


Poio / La voz

«Hoxe é un día histórico para Poio». Carmela Silva pronunció estas palabras tras firmar con el Concello de Poio sendos convenios que permitirán, ya no solo incrementar la seguridad viaria en Campelo, sino dar un lavado de cara integral a buena parte de esta parroquia. Estas dos actuaciones suponen una inversión de 2,4 millones de euros, cantidad que se suma a otros 412.519 euros que, procedentes del Plan Concellos, se han destinado a una serie de mejoras en el entorno del puerto.

De este modo, serán cerca de tres millones los que permitan hacer realizar una demanda que se remonta a hace veintitrés años, a 1995. «Tivo que chegar esta Deputación para que aquel soño do Concello de Poio se converta nunha marabillosa realidade», añadió la presidenta de la Administración provincial, al tiempo que precisó que se trata, «seguramente, dunha das obras onde máis investimos».

Ambas actuaciones, según el calendario que maneja la Diputación, estarán rematas en el 2019. Así, en el caso de los trabajos que se van a ejecutar en la EP-0601 o carretera de Campelo tienen un plazo de ejecución de doce meses y conllevarán un partida de 1,9 millones. De este modo, el proyecto abarcará los 1.800 metros de longitud de este vial creándose una senda peatonal paralela a la carretera de 2,5 metros de ancho, si bien, en dos puntos concretos en los que no se puede acometer este paso segregado, se habilitarán dos plataformas únicas de convivencia. En estos tramos, se ha previsto adoptar medidas para calmar o tráfico: «Non se permitirán velocidades de máis de 20 ou 30 quilómetros por hora e para iso haberá os necesarios redutores de velocidade», señaló el diputado de Mobilidade, Uxío Benítez.

De hecho, se estima que se instalarán un decena de lombos entre Portosanto y las inmediaciones de la plaza de A Granxa. Tras destacar las cesiones realizadas por los vecinos, reconoció que lo más complicado fue diseñar un proyecto adaptado a la realidad urbanística de Campelo. A este respecto, incidió en que se mejorarán los accesos al colegio de Lourido, al centro deportivo situado en sus proximidades y al centro de salud de Anafáns.

Transferencia de la carretera

El convenio, asimismo, prevé la transferencia de la titularidad de la EP-0601 de la Diputación de Pontevedra al Concello de Poio.

Por su parte, en la carretera de bajada a la lonja, la EP-0601, se destinará algo más de medio millón de euros habilitándose una senda de dos metros y medio de ancho en la margen más cercana a la ría, así como se construirá un tramo de plataforma única.

En A Granxa, en la confluencia de ambos proyectos, lo que hasta ahora es un entorno seccionado por distintas carreteras pasará a ser una gran plaza continua de mil metros cuadrados. En este ámbito, se ha previsto la renovación de los servicios, la plantación de varios árboles y el diseño de una pequeña zona verde.

«Os dous proxectos representan a nosa filosofía, que as persoas son a prioridade das nosas actuacións, e van cambiar totalmente a visión urbanística do Concello en Campelo», remarcó Benítez, mientras que Luciano Sobral, alcalde de Poio, remarcó que se trata «da primeira obra singular que se vai a executar no noso Concello».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cerca de tres millones de euros para hacer realidad una demanda de 23 años