Donde ponen el ojo, ponen la bala

El veterano torneo de primavera de la Guardia Civil reúne a más de un centenar de tiradores de Galicia y Madrid


Pontevedra / La voz

Posiblemente sean los mejores tiradores con los que cuentan en Galicia los cuerpos policiales y las Fuerzaas Armadas. En ellos se cumplen las premisas de que, además de rápidos, tienen que ser certeros a la hora de abatir a un blanco. Y los errores se pagan.

Un año más, y ya van veintiocho consecutivos, el campo de tiro de Cernadiñas Novas de Bora esta siendo escenario del veterano campeonato de tiro de primavera de la Guardia Civil. En esta edición, la cita ha reunido a más de un centenar de participantes de distintas unidades del instituto armado, Policía Nacional y Autonómica, así como de los cuerpos municipales de Poio, Pontevedra o Nigrán, entre otros, pero también militares de la Brilat.

En total, más de un centenar de competidores y una veintena de equipos, algunos de ellos, incluso, procedentes de fuera de Galicia, como Madrid. En el plano individual, las miradas se posan en el guardia Benigno Vilouta, quien, adscrito a los GRS de Castrosenín, acaba de alzarse con el triunfo en los campeonatos de España militares. «Ha subido mucho el nivel», añade Manuel Picón, fundador de una prueba que es ya un clásico dentro de los torneos de tiro policiales.

¿Quién tendrá mejor puntería? El veterano torneo de tiro policial organizado por la Guardia Civil reúne a más de un centenar de tiradores de Galicia y Madrid

En este ámbito, y si de unas Olimpiadas se tratase, la Guardia Civil sería toda una potencia. Solo hay que tener en cuenta el hecho de que de las diez ediciones celebradas hasta el 2017 del Campeonato Nacional Militar de Tiro, la cita que reúne la flor y nata de los tiradores de toda España, en las nueve primeras se alzó ganador un equipo compuesto por agentes del instituto armado. Solo el Ejercito de Tierra logró frenar el pasado año la racha de nueve triunfos consecutivos.

Desarrollo de la prueba

Los inscritos en el torneo pontevedrés, ya sea a título individual o por equipos, deberán superar una serie de pruebas empleando la pistola oficial sin que puedan emplearse modificaciones o equipamientos que contribuyan a mejorar las habilidades de los participantes, como pueden ser las fundas deportivas de extracción rápida. En cuanto a los recorridos, estos estarán cronometrados y los agentes tendrán que aunar puntería y velocidad a la hora de completar los dos previstos por la organización.

En el caso de los equipos, está previsto que solo puntúen los tres mejores clasificados, de tal modo que este será el número de integrantes mínimo que lo pueden completar, mientras que cinco es el máximo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Donde ponen el ojo, ponen la bala