Tal vez no están todas las que son, pero no cabe duda de que son todas las que están. El Concello de Poio, con ocasión del Día Internacional da Muller que se conmemora hoy, rendirá este viernes tributo a cinco vecinas del municipio que, por uno u otro motivo, han roto estereotipos y han abierto la puerta a las siguientes generaciones: «As mulleres foron seleccionadas, entre outros valores, por ser pioneiras e exercer o liderazgo no seu campo de traballo prioritariamente masculino, por ser mulleres loitadoras e con instinto de superación ou pola súa adicación e servizo as demais mulleres», destacó la concejala Lidia Salgueiro.

Entre ellas hay rostros conocidos, como el de Margariña Valderrama, primera concejala en Democracia, o el de Noemí Blas Prieto, presidenta del Club Buxa Motor, la única escudería en Europa que dirige una mujer. Pero también el de vecinas anónimas, como Asunción Díaz Pereira, empleada del hogar y un «exemplo de muller traballadora»; Begoña Lorenzo Lourido, matrona durante las tres últimas décadas; o María Curra Ortiz, primera mujer en ejercer el marisqueo a flote.

Si en algo coinciden todas ellas o, por lo menos, la mayoría es que se pensaron bastante lo de aceptar este reconocimiento. «No me imaginaba nunca que me fueran a hacer algo así. Al principio, dudaba si aceptar porque me parecía que no estaba haciendo nada especial, a fin de cuentas es mi trabajo y me encanta hacerlo», señaló Begoña Lorenzo, palabras que fueron suscritas, una por una, por Noemí Blas.

La presidente del Club Buxa Motor reconoció que el mundo del motor sigue siendo «muy masculino, de verme sola con hombres. Ahora hay algunas mujeres, pero antes no». No en vano, aún recuerda cuando debutó en 1978, época en la que su marido competía.

También tuvo que lidiar con un mundo de hombres María Curra cuando decidió abandonar el marisqueo a pie por el a flote. A la pregunta de si rompió moldes, su respuesta es contundente: «¿Si rompín moldes? Mi madriña. Moldes, non, foron pedras».

Echando la vista atrás rememora que era un trabajo muy duro en el que «era un home máis», pero, ya jubilada, no lo duda, «mereceu a pena». En su mente tiene muy frescas las condiciones de un trabajo en el que se protegían de los embates del agua o de la lluvia con ropa de tela que recubrían con aceite de linaza.

Tal y como apunta Asunción Díaz, «queda aún mucho camino por recorrer y muchísimo por hacer, y mucha gente no lo hace porque, al final, todo es cuesta arriba». Para el Concello de Poio es todo un ejemplo de integración y «de instinto de superación persoal», algo que reconoce que le ha supuesto «mucho sacrificio. A veces intentas llevarlo con alegría, con positividad, pero, aún así cuesta mucho, cuesta lágrimas... Pero me he sentido muy apoyada por la gente de mi trabajo y por la gente que me quiere».

Cinco años después de debutar Noemí Blas, Margariña Valderrama asumía el cargo de concejala de Educación y Cultura en Poio por el PSOE. De este modo, formalizaba su opción de vida de servicio al colectivo. «A política é unha das actividades máis dignas que pode desenvolver o ser humano e que non se paga con nada», remarca, al tiempo que lanza un mensaje a las actuales generaciones: «A loita que se perde é a que non se fai».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags

Poio homenajea a sus pioneras