¿Cumplió la condena por maltrato animal el exdueño del perro Life?

Ni abonó la responsabilidad civil ni el juez decidió sobre la suspensión de la pena


pontevedra / la voz

Fue un caso duro que acaparó páginas de periódicos y provocó encendidos debates en las redes sociales. El protagonista de esos relatos, el perro Life, murió el pasado 7 de agosto, y el que fuera su dueño fue condenado como autor de un delito de maltrato animal. La primera sentencia, conocida en febrero del 2017 y dictada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Pontevedra, fue ratificada meses después, en noviembre, por la Audiencia Provincial.

Más de un año después, ¿se ha ejecutado el fallo? «Todavía no», confirman fuentes conocedoras del caso. Pero antes de saber en qué punto está el proceso judicial hay que recordar en qué consiste la condena a Francisco Gago Platas, el vecino de la parroquia de Salcedo propietario de Life. La sentencia del Penal condenó a este hombre a siete meses y 14 días de prisión como autor de un delito de maltrato animal. Además fue inhabilitado para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con animales y para la tenencia de los mismos durante un año y once meses. Aquella resolución también establecía que el acusado tenía que indemnizar a la protectora Os Palleiros con 1.468 euros por los gastos veterinarios derivados de la atención del perro.

El magistrado calificó de absurda la alegación de Francisco Gago de que carecía de medios económicos para atender a Life y califica de «evidente» la relación de causalidad entre su conducta omisiva y las lesiones graves padecidas por el can. «Es un claro caso de absoluto abandono de animal doméstico por parte de su dueño o poseedor, con total dejación de los más elementales deberes de cuidado y alimentación, lo que integra plenamente el tipo de maltrato animal del Código Penal», se dice textualmente en el fallo.

En la segunda sentencia, de la Audiencia Provincial, el magistrado tildó de «autenticamente cruel» e «desprezable» el comportamiento que a principios del 2016 mantuvo Francisco Gago con Life en su vivienda del lugar de O Xistro, en Salcedo. El perro estuvo encerrado en la parte baja de un gallinero, oculto a la vista de los vecinos. No recibió alimento, ni agua, ni pasó revisiones veterinarias. Su entonces dueño hizo caso omiso a varios requerimientos de los vecinos para que atendiera al can, hasta que uno de ellos no aguantó más y avisó al Seprona. Eso le salvó la vida, como corrobora el informe veterinario: de demorarse su atención unas horas más el animal habría muerto inevitablemente.

Life pudo recuperarse y recibió todas las atenciones que le faltaron de su nueva dueña, Chelo Silva, vecina de Moraña, hasta que murió el pasado agosto. ¿En qué punto está el proceso judicial? El abogado de Os Palleiros, Fernando Garnelo, explicó que Francisco Gago está en prisión cumpliendo condena por otro motivo. «Con la huelga que hubo en ese juzgado se atrasaron muchos asuntos. Lo último que sabemos es que se concedió al condenado la posibilidad de pagar la responsabilidad civil [los 1.468 euros] a plazos», apuntó el letrado. «Se supone que debería empezar ya a pagar, pero estando en prisión...». ¿Entrará este hombre en la cárcel al ser una condena inferior a dos años? La decisión corresponde al juez. «Sobre la posible suspensión de la pena todavía no ha decidido el juez, que lo hace en atención a los antecedentes penales, el cumplimiento del pago de la responsabilidad civil...», apunta el abogado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¿Cumplió la condena por maltrato animal el exdueño del perro Life?