Marín insiste en crear una piscina al aire libre en el puerto

Marcos Gago Otero
Marcos Gago MARÍN / LA VOZ

MARÍN

Dársena del «cementerio de barcos» que el Concello de Marín quiere convertir en piscina al aire libre
Dársena del «cementerio de barcos» que el Concello de Marín quiere convertir en piscina al aire libre M.G.

El Concello solicita el permiso a la Autoridad Portuaria para la transformación del «cementerio de chalanas» a la entrada del paseo marítimo en un área recreativa

11 abr 2024 . Actualizado a las 18:18 h.

El Concello de Marín ha iniciado los trámites para conseguir la transformación de la dársena del popularmente conocido como «cementerio» de chalanas o de barcos en una piscina al aire libre. Este es uno de los proyectos estrella del gobierno local para el actual mandato. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este jueves el anuncio de la exposición al público del proyecto del área recreativa, como parte de la tramitación del permiso ante la Autoridad Portuaria de Marín y Ría de Pontevedra para esta iniciativa. El título de esta intervención explica que su objetivo es la «recuperación para uso náutico deportivo» de la dársena, que en la actualidad se encuentra en unas condiciones poco adecuadas como antesala del paseo marítimo, la principal ventana a la ría de Pontevedra desde el casco urbano de Marín. Este proyecto figuraba en las previsiones del Plan de Sostenibilidade Turística que el Concello presentó en el 2019.

La construcción de los pantalanes para embarcaciones menores en el entorno de la playa de Os Praceres, a cargo de la Autoridad Portuaria, supuso el traslado del grueso de las embarcaciones que ocupaban esta lámina de agua al lado del recinto de la Escuela Naval hasta el otro extremo del puerto, por lo que en la actualidad, su utilización profesional o deportiva es escasa. Ese traslado se llevó a cabo no sin resistencia por parte de algunos usuarios y recientemente un grupo de vecinos manifestó su rechazo al proyecto de la piscina al aire libre, reivindicando que continúe su uso pesquero, aunque el Concello considera que su propuesta para este espacio debe seguir adelante.

La alcaldesa de Marín, la popular María Ramallo, explicó en una comparecencia ante los medios a finales del año pasado cuáles eran las líneas principales de actuación en el «cementerio de barcos». Se trata de limpiar, reforzar y adecentar los muros de cierre de la dársena, así como la colocación de compuertas en la única salida al mar que hay, así como la extensión de arena sobre el fondo y la retirada de objetos y restos que pudiesen suponer problemas a los usuarios. La piscina regularía su agua conforme a las mareas y permitiría dotar a Marín de un espacio de disfrute para todos los ciudadanos. 

M.G.

Además, con la creación de esta piscina al aire libre, se realzaría la entrada al paseo marítimo, a la vez que se mejoraría su seguridad. En la actualidad, este entorno sí es utilizado por jóvenes para zambullirse en el agua, aunque esta práctica no está autorizada en esta dársena, al no reunir en este momento las condiciones de seguridad y limpieza suficientes. Los infractores de la normativa se exponen a una multa ya que el baño no está permitido aquí. Esta circunstancia cambiará completamente cuando se ejecute el proyecto, que devolverá a los marinenses el uso de una parte de su puerto como playa urbana, uso que se le daba hace varias décadas a varias zonas del litoral de la villa frente a Cantodarea y que desapareció cuando se fue ampliando el puerto.