Multitudinario funeral por uno de los jóvenes fallecidos en el accidente de tráfico de Marín

Marcos Gago Otero
Marcos Gago MARÍN / LA VOZ

MARÍN

Los asistentes al funeral de uno de los menores muertos en el accidente de Marín llenaron este lunes la iglesia y el atrio de Mogor
Los asistentes al funeral de uno de los menores muertos en el accidente de Marín llenaron este lunes la iglesia y el atrio de Mogor Ramón Leiro

La investigación sobre el trágico suceso en la carretera PO-313, donde murieron dos menores, sigue abierta

11 dic 2023 . Actualizado a las 22:11 h.

Muchos familiares, amigos y vecinos de Brais Sestelo, de 17 años y uno de los dos jóvenes que perdió la vida en el accidente de tráfico de Coirados, en Marín, el pasado viernes, asistieron al funeral que se ofició este lunes al mediodía en la iglesia parroquial de Mogor. La gente abarrotó el templo, quedando muchos de pie dentro, mientras un número aún mayor siguió el oficio desde el atrio. «Había mucha gente joven, compañeros y amigos, y silencio, mucho silencio», así describe una persona que asistió al servicio religioso, destacando que la gente estaba conmovida porque dos vidas tan jóvenes quedasen truncadas tan pronto en la carretera de Marín a Moaña. El funeral se llevó a cabo este lunes, aunque la familia y sus amigos más próximos se despidieron de Brais en la más estricta privacidad, en la incineración que se realizó en un crematorio de la provincia este domingo, jornada en la que también fue incinerado el otro joven fallecido, Rubén Farto, de 16 años.

Por su parte, fuentes del Concello de Marín indicaron que todavía sigue abierta la investigación, por parte de la Policía Local de Marín, sobre las circunstancias del trágico accidente, que tuvo lugar en el entorno de una curva en el lugar de Coirados, justo en el límite entre el casco urbano de la localidad pontevedresa. Hasta ahora y en base a las pruebas practicadas por los agentes locales, la hipótesis más probable que se valora como causa del accidente es un posible exceso de velocidad. El conductor del Golf siniestrado, un joven de 20 años, dio negativo en las pruebas de alcohol y drogas. El accidente ocurrió cuando perdió el control del coche que conducía y en el que iban otras tres personas, cuando iniciaba el ascenso de la ladera que atraviesa esta carretera. Al perder el control del turismo, invadió el carril contrario y otro coche que venía en dirección opuesta no pudo esquivarlo, estrellándose con él. Murieron los dos ocupantes de los asientos de atrás del Golf. Todos los demás implicados en el accidente están ya dados de alta hospitalaria.