Absuelto en Pontevedra un camionero de agredir a un ciclista en Marín

Alfredo López Penide
L. Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

MARÍN

CAPOTILLO

La Audiencia considera que las versiones de acusado y denunciante, si bien son contradictorias, ambos son compatibles con las lesiones

06 nov 2023 . Actualizado a las 09:13 h.

La Audiencia de Pontevedra ha refrendado la absolución de un camionero acusado de haber agredido a un ciclista en Marín.

De este modo, la sentencia establece que, sobre las doce del mediodía del 10 de septiembre del año pasado, el denunciante circulaba por la carretera EP-1202 cuando, a la altura de una rotonda del lugar de O Campo, se produjo un incidente de tráfico con el camión conducido por el encausado. Acto seguido, ambos continuaron circulando.

Sin embargo, minutos después, ciclista y camionero se encontraron de nuevo en Santa María del Campo: «El conductor del camión detiene el vehículo, se apea y se acerca al ciclista, produciéndose una discusión entre ambos en relación a dicho incidente», añade la resolución judicial que ha sido declarada firme.

La misma sentencia concluye que no se ha acreditado que, una vez se reencontraron, «el denunciado tratase de arrinconar con el camión al ciclista hacia la cuneta». Asimismo, tampoco se ha probado que «agarrase la bicicleta por el manillar y le propinase un puñetazo en el pecho provocando su caída al suelo, ni que allí continuase golpeándole».

La Audiencia desestima el recurso del abogado del ciclista para que se anulase la sentencia y se devolviesen las actuaciones al juzgado para dictar una nueva resolución, esta vez, condenatoria. Citando jurisprudencia constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, refiere que «la condena en segunda instancia tras una anterior sentencia absolutoria supone una infracción de la presunción de inocencia, en tanto solo puede ser desvirtuada en virtud de la existencia de una mínima y suficiente actividad probatoria, producida con las debidas garantías procesales, es decir, la practicada bajo la inmediación del órgano jurisdiccional y sometida a los principios de contradicción y de publicidad».

Lo que sí pudieron hacer es examinar la prueba documental donde se aprecian dos versiones contradictorias sobre el origen de las lesiones, ambas compatibles con su producción.