La víctima del acuchillamiento de Marín: «Aquí estoy yo después de quince puñaladas de una persona que no conocía»

MARÍN

Capotillo

La mujer herida el lunes publicó varios vídeos a través de TikTok desde la uci del hospital Montecelo de Pontevedra, que poco después ha borrado. El juez decide este miércoles si el detenido por acuchillarla ingresa en un psiquiátrico

16 feb 2024 . Actualizado a las 19:15 h.

A través de la plataforma TikTok y desde la uci del Hospital de Montecelo en Pontevedra, la víctima del apuñalamiento ocurrido este lunes en Marín ha ofrecido algunos detalles de este suceso. «Aquí estoy yo después de quince puñaladas de una persona que no conocía de nada. Supuestamente, está enferma», señala desde la cama hospitalaria. Lo ha hecho a través de unos vídeos que publicó en su perfil de esta red social, pero que a media mañana ha decidido eliminar.

En ellos insistía en que recibió «quince puñaladas» y que tiene «la espalda hecha una mierda». Además, mostraba la mano derecha, en la que se apreciaban lesiones aparentemente defensivas: «La mano con la que le quité el cuchillo, porque llevaba un cuchillo y un martillo», decía. Y la intervención terminaba con toda una declaración de intenciones: «A ver si me recupero pronto y me mandan para planta y ya puedo hacer vídeos más guais».

Los hechos tuvieron lugar el lunes por la mañana en la calle Jaime Janer de Marín cuando el sospechoso, en las inmediaciones del Colegio de O Sequelo, se abalanzó sobre la mujer, de 47 años, y le propinó varias puñaladas. Según distintas fuentes, este último habría manifestado que obró como lo hizo porque había sido inducido por el diablo: «El diablo le dijo que tenía que matar a alguien», indicaron al respecto. Tras su detención, el sospechoso fue trasladado a dependencias de la Comisaría de la Policía Nacional de Pontevedra.

El detenido ya ha sido examinado por el personal médico debido al tratamiento psiquiátrico que sigue, y hoy ha pasado a disposición judicial. Allí será cuando el titular del Juzgado de Instrucción número uno de Marín determinará su futuro más inmediato. Las fuentes consultadas contemplan tres posibles escenarios, todos ellos vinculados con la prisión provisional: el internamiento en una celda convencional, el ingreso en el módulo psiquiátrico de la prisión de A Lama, o el traslado a un centro psiquiátrico.