Estribela acoge con alivio el fin de la prohibición de la movilidad con Cantodarea


pontevedra / la voz

La recuperación de la movilidad entre los concellos del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés fue muy bien recibida en el barrio pontevedrés de Estribela, que un mes después han podido por fin cruzar la línea que les separa del barrio marinense de Cantodarea y acudir a los negocios y establecimientos comerciales que se concentran sobre todo en este tramo de la plaza compartida por los dos municipios (Marqués de Valterra para Pontevedra y O Regueiro para Marín).

En esta primera jornada de terrazas abiertas y de límites municipales transitables, la satisfacción era evidente a ambos lados de la linde de los concellos. La medida fue recibida con especial alivio por los de vecinos de Estribela, donde no hay ninguna entidad bancaria y solo una tienda de ultramarinos, mientras que a escasa distancia de sus hogares, pero en Marín, hay en menos de 500 metros bares, comercios, dos supermercados y un banco. El cierre perimetral por Concellos obligó a los de Estribela a tener que desplazarse a Pontevedra para hacer las compras diarias que en circunstancias normales hacen en Cantodarea. Solo podían pasar a Marín para ir al centro de salud, donde muchos tienen su médico de cabecera o a los institutos, donde muchos jóvenes de este barrio pontevedrés estudian también.

No solo Estribela se congratuló del fin del cierre por municipios. En lugares como Nantes, en Sanxenxo, o Lapamán, entre Marín y Bueu, hay varias aldeas compartidas por dos municipios que quedaron, de repente, separadas por una barrera jurídica, inexistente sobre el terreno, pero muy real durante un mes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Estribela acoge con alivio el fin de la prohibición de la movilidad con Cantodarea