Los parques abren en Marín: «No podíamos venir porque nos espachurraba el coronavirus»

El mal tiempo evita los aluviones de niños en una localidad que estrena la apertura de las zonas infantiles


pontevedra / la voz

Hace tres meses que en buena parte de los concellos gallegos se precintaron los parques infantiles a la espera de recuperar esa nueva normalidad, que ahora sí sabemos, está fijada para el próximo lunes. Sin embargo, Marín se adelantó en la apertura de los parques 72 horas antes de que lo haga el resto de la comunidad. En una mañana de sábado marcada por las lluvias intermitentes y las bajas temperaturas, todavía no había aglomeraciones en estos espacios que niños y padres esperaban con ansia poder utilizar. Y lo más solicitado, los columpios.

Una docena de niños inauguraban el de la Alameda esta mañana. «Hasta ahora no podíamos venir porque nos espachurraba el coronavirus», decía Martín Camiño, que coincidía en los columpios con Sofía Golmar, su compañera del cole. Llevaban desde la víspera del estado de alarma esperando a que las puertas de estos recintos estuviesen abiertas. Ahora ya no temen que la policía pueda venir a sacarlos de allí. «Si veníamos antes, nos reñía la poli porque podía estar el coronavirus», explica Sofía, mientras su madre la empuja en el columpio. Esta mañana de sábado en la Alameda de Marín todo parece nuevo. Hay quien prefiere el mini rocódromo, otros el balancín y la mayoría el columpio. «Menos mal que no está mojado, cómo echaba de menos los columpios», decían muchos de ellos, que asocian el parque a poder estar con sus amigos del cole. Martín y Sofía son dos de ellos, pero muy cerca está Hugo, con su abuelo Sebas, que asegura que cuando a última hora del viernes vio los parques abiertos, llamó a la policía. «Les dije que había algún niño en los parques y me dijeron que se podía entrar, que habían desinfectado y limpiado», explica este abuelo, que está casi tan feliz como los niños.

Había ganas en las casas de poder inaugurar una de las actividades que los niños más echaron de menos, aunque si en algo coincidían esta mañana los padres de Marín, es en el gran ejemplo que han dado estos pequeños. «Por la mañana hacíamos deberes y por la tarde manualidades o nos bañábamos en la piscina», explican Iago y Nerea Portabales, mientras se ajustan las mascarillas antes de empezar la carrera por el parque.

La amenaza de lluvia de este sábado restó afluencia en el primer día de apertura de los parques de Marín, primera localidad gallega en aplicar a estos espacios la nueva normalidad. Eso sí, desde el Concello piden «sentidiño» a la hora de usarlos y que las familias estén pendientes. Marín apela «á responsabilidade individual e ao comportamento cívico para gozar de novo dos espazos para os cativos». Y los pequeños dieron durante toda la mañana tanto ejemplo como los pequeños. Mascarillas, columpios y risas regresaron a los parques sin que ellos se olvidasen de que hacía tres meses que no los pisaban.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los parques abren en Marín: «No podíamos venir porque nos espachurraba el coronavirus»