Las fiestas del Carmen están en el aire en Marín y descartadas en Bueu

La principal cita festiva del verano en O Morrazo sufre el impacto del coronavirus


marín / la voz

Las fiestas del Carmen son una de las principales citas del verano de O Morrazo, por no decir de la comarca entera. El impacto de la pandemia, sin embargo, ha puesto literalmente en jaque a la comisión organizadora en Bueu, que ha optado por suspenderlas, mientras que en Marín todavía están viendo si es posible salvar algo del programa. Está por determinar también cómo será el fin de curso en la Escuela Naval Militar el 16 de julio. Lo que ya está claro es que el Juan Sebastián de Elcano, que acortó su crucero de instrucción de los guardiamarinas por la marcha de los acontecimientos a nivel mundial, no estará en la rada marinense. Desde el pasado abril se encuentra en su base de Cádiz y no se sabe cuándo volverá a la mar.

Las fiestas del Carmen de Marín las organiza el Concello, con la colaboración complementaria de asociaciones que realizan actividades en torno al eje principal de las celebraciones. En este caso le corresponderá al Concello decidir si hay o no actividades lúdicas y por ahora la decisión no está tomada. Las cosas van cambiando mucho de un día para otro y el gobierno local está estudiando varias posibilidades para poder ofrecer a los vecinos algo de diversión que, al menos en parte, haga olvidar el golpe social que está suponiendo la pandemia. En todo caso, si hay finalmente programa no podrán repetirse las estampas de multitudes apelotonadas para ver espectáculos. En el ejecutivo local tienen claro que lo que se haga tendrá que tener las mejores garantías higiénicas y de seguridad posibles.

De toda la programación del verano, la más emotiva para muchos vecinos y la más multitudinaria es la procesión de la Virgen por la ría. Su organización tiene que aunar las voluntades del Concello, las autoridades parroquiales y los propietarios de los barcos que forman la comitiva. Es evidente que si hay procesión tendrá que ser distinta a todas las conocidas. Los barcos llenos de gente no podrán volver a repetirse. La distancia social es uno de los factores a tener en cuenta y por lo tanto la realización de la procesión, de hacerse, tendrá que regularse por normas distintas.

El patrón del remolcador de Amare Marín que transporta la imagen de la Virgen desde hace años por el mar, Antonio Alonso, manifestó su disposición a volver a hacerlo este julio. Ahora bien, tendrá que ser según se indique desde las autoridades sanitarias, probablemente con la tripulación y los costaleros imprescindibles.

Las mismas normas de distanciamiento social y seguridad tendrán que asumirse en todos los elementos que se hacen de las fiestas. Y no solo de las del Carmen. Marín tendrá que valorar también, por ejemplo, qué pasará con la Festa Corsaria, una cita que abarrotó plazas y calles el verano pasado.

Por su parte, fuentes de la comisión de fiestas de Bueu explicaron que no es viable, desde el punto de vista económico, realizar las fiestas de este año porque hay mucha dependencia de las aportaciones vecinales y de empresas, que justo ahora no se encuentran en buen momento. La procesión por el mar, que se iba a retomar este año tras el parón del verano pasado, también se ve complicada por el coronavirus, al igual que la multitudinaria misa en la lonja. Quizás unos actos litúrgicos modificados sean lo único que pueda celebrarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las fiestas del Carmen están en el aire en Marín y descartadas en Bueu