¿Veremos al rey Felipe de compras por Marín?

El monarca, al igual que su padre, tiene un vínculo especial con las tierras marinenses porque se formó en la Escuela Naval. Y le acaban de hacer una invitación que quizás no rechace


Pontevedra / La Voz

Entre Borbones anda el juego en las Rías Baixas. Hace tiempo que la relación del rey emérito Juan Carlos I con Sanxenxo es íntima y duradera. La periodista Pilar Eyre incluso dijo recientemente que el monarca se iba a mudar a las tierras sanxenxinas, pero quienes le conocen y quieren bien allí indicaron que seguirá como hasta ahora, viniendo de cuando en cuando a regatear y disfrutar con los amigos.

Sea como fuere, está claro que Sanxenxo seguirá siendo noticia por las idas y venidas de Juan Carlos I. Pero quizás le aparezca un competidor dentro de las propias Rías Baixas. Porque Marín, un municipio con el que los Borbones tienen también estrecha relación, le ha hecho una curiosa invitación a Felipe VI. Y no parece que al monarca le haya disgustado. 

Todo ocurrió ayer, lunes. La directiva de la Confederación Española de Cascos Históricos (Cocahi), que agrupa a asociaciones de comerciantes y centros comerciales abiertos de toda España, fue recibida en un salón de Zarzuela por el rey Felipe VI. El monarca, según indicaron los comerciantes, demostró estar al tanto de los problemas que atenazan al comercio tradicional. Y así se lo hizo saber a la directiva de Cocahi. Por parte del colectivo, el primero en tomar la palabra fue el presidente, José Manuel Bello, que es también el portavoz de Compostela Monumental. Bello habló de las fortalezas y debilidades del comercio tradicional y de cómo las pequeñas tiendas se fueron adaptando a las nuevas necesidades, como por ejemplo volcándose con el turismo.

Luego, también tuvo la oportunidad de tomar la palabra Yonathan Carreira, gerente de Estrela de Marín, una entidad que ostenta la tesorería de Cocahi. El caso es que Carreira no desaprovechó la ocasión. Y le recordó al monarca su vinculación con las tierras marinenses. Así, se remontó al momento en el que Felipe VI era un estudiante más de la Escuela Naval y recordó también las numerosas visitas del rey con motivo del día del Carmen y el tradicional reparto de despachos. Aprovechando esa cercanía emocional, le invitó a conocer de cerca el comercio marinense.

El rey Felipe VI recogió el guante que le habían lanzado los comerciantes. Indicó que estaría encantado de conocer de cerca el comercio tradicional de cada rincón del mapa. Pero reconoció que algunas veces es complicado por cuestión de agenda. También dijo que recibe invitaciones para ir a tiendas concretas, pero que es difícil que pueda aceptarlas. Los comerciantes le dieron una solución. Y le indicaron que podrían ponerse de acuerdo para que pudiese visitar, por ejemplo, los establecimientos más longevos o más simbólicos de cada lugar. Así, en Marín ya pusieron la mente en que sí o sí tendría que visitar la joyería Muiños, porque se trata de un establecimiento centenario, posiblemente el más antiguo de la villa, y porque además su padre, Juan Carlos I, acudió a él cuando estaba en la Escuela Naval. 

Tras los discursos y la conversación con el rey en Zarzuela, en la que Yonathan Carreira asegura que el monarca se mostró «muy cercano y agradable», llegó el momento de la despedida. Felipe VI le dio un apretón de manos a cada miembro de la directiva. Pero, al estrechar su mano con el representante marinense, tal y como él contaba esta misma mañana, recién llegado de Madrid, le dijo «hasta pronto, Marín». Dejando así en el aire si acudirá a las tierras marinenses como siempre, con motivo del día del Carmen, o si un día le veremos con bolsas en la mano y comprando como un ciudadano más. 

En Marín, de momento están contentos con el recibimiento en Zarzuela y con que el monarca tuviese el detalle de destacar que siempre vuelve a Marín. En realidad, Felipe VI se comprometió a ello ya en 1986, cuando siendo un jovencísimo príncipe fue nombrado Hijo Adoptivo de Marín. Ocurrió este hecho en un pleno celebrado el día 16 de diciembre de 1986. Entonces, aquel joven que ahora es rey dijo que ostentaría con orgullo el nombramiento que le habían tributado los marinenses. 

 

«El Rey vino a poner alguna correa a esta joyería cuando era aún Príncipe de Asturias»

m. g.

Fundada en 1908, la joyería Muiños es uno de los establecimientos comerciales más antiguos de Marín y que todavía sigue en funcionamiento. Más de cien años de actividad le han merecido su inclusión en la campaña de Economía A semana do teu comercio.

El creador de este establecimiento fue un pontevedrés, Antonio Muiños Búa, que aprovechó el tirón que tenía el desarrollo del Marín de principios del siglo XX para labrarse un futuro profesional en un bajo alquilado en la actual rúa da Ponte. «En Marín había en aquellos años mucha industria de la mar y talleres y entonces no había ningún negocio de este tipo», recalca el nieto del fundador, tercera generación de joyeros y que también lleva el nombre de su abuelo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

¿Veremos al rey Felipe de compras por Marín?