El mal estado del suelo eleva el coste del vial entre la PO-546 y la avenida de Marín

La Diputación remitirá «de maneira inminente» el proyecto a la Xunta para someterlo a dictamen ambiental


Pontevedra / La voz

Parece que, ahora sí, el plan de reurbanización del barrio de Mollavao puede empezar a coger velocidad de crucero. La Diputación dispone ya del proyecto para construir un vial que comunicará la PO-546 (carretera veja a Marín) con la avenida de Marín, elemento imprescindible para acometer el plan diseñado por el Concello para reurbanizar el tramo de la calle Rosalía de Castro que discurre por el barrio.

La construcción del nuevo vial, que habrá de liberar de tráfico a la zona a reurbanizar, estaba pendiente de autorización por parte de Costas, ya que es de su jurisdicción. El vial conectará la carretera vieja con la avenida de Marín atravesando la parcela que se usa como aparcamiento disuasorio y como espacio para los circos que llegan a la ciudad. Esta misma semana hubo un encuentro de técnicos del Concello y de la Diputación con representantes del servicio provincial de Costas en el, entre otros asuntos, se abordó este.

Así las cosas, la consultoría que ha elaborado el proyecto pudo incluir las sugerencias apuntadas por los técnicos de Costas, de modo que desde la Diputación se considera que «non debería haber complicacións na tramitación administrativa», si bien en el proceso todavía habrá que requerir informes sectoriales de varias administraciones.

En cualquier caso, desde el organismo provincial, que colabora con el Concello en la ejecución del plan para Mollavao, se anunció que el proyecto del nuevo vial será remitido «de maneira inminente» a la Xunta de Galicia para iniciar el trámite de autorización ambiental

Una vez que la Xunta cumplimente el trámite ambiental, Costas tendrá que dar la autorización definitiva a la concesión de los terrenos para el proyecto.

En cuanto al coste del futuro vial, de algo menos de cien metros de longitud, rondará el millón de euros -en principio se hablaba de 700.000- debido a la necesidad de dar más solidez a la base de la calzada para evitar hundimientos, ya que la parcela es bastante inestable. Será necesario «inyectar» columnas de grava al terreno, que irán desde los 90 centímetros hasta los tres metros de profundidad.

También habrá que enterrar una línea de alta tensión, lo que contribuye al incremento del presupuesto.

El proyecto prevé habilitar dos glorietas en ambos extremos del nuevo vial, que tendrá un ancho de quince metros para albergar dos carriles de circulación y aceras a ambos lados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El mal estado del suelo eleva el coste del vial entre la PO-546 y la avenida de Marín