Fallece a los 104 años el «abuelo» de Marín

Antonio Bonaque trabajó durante cerca de cuarenta años como administrativo en la Escuela Naval Militar


Marín / La voz

Con hondo pesar se recibió ayer en Marín el fallecimiento Antonio Bonaque a los 104 años. Aunque nació en la localidad almeriense de La Garrucha, residía en la localidad marinense desde 1943 -a cuya Escuela naval llegó trasladado desde la de San Fernando, en Cádiz- y figuraba en el censo municipal como el vecino de mayor edad.

Bonaque desarrolló toda su vida profesional como administrativo en la Academia de la Armada, en su condición de trabajador civil. Con motivo de su 104 aniversario, su hija Cristina lo describía para la Voz como «muy meticuloso, muy detallista, muy responsable. Le gustaban las cuentas bien cuadradas».

Antonio Bonaque se jubiló en 1980. Desde entonces y hasta los 101 años vivió una vida tranquila, con un paseo diario, su café en el Ébano, en la Praza de España y su tiempo para leer la prensa. Precisamente, en esa cafetería celebró su 100 aniversario rodeado de su familia. Una rotura de cadera hace tres años lo forzó a guardar descanso en casa. Esa lesión y la edad hicieron mella poco a poco y en los últimos tiempos apenas salía de la habitación, en una silla de ruedas, hasta la sala de estar de su vivienda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Fallece a los 104 años el «abuelo» de Marín