Una joya que pule la familia Peixe

Baloncesto Noh Pereira, de 16 años, debutó en el equipo de LEB con un triple


pontevedra / La Voz

Hace algo más de una semana, un domingo al mediodía Noh recibiría una llamada que anticipaba lo que llevaba meses esperando. El segundo entrenador del Peixe Galego, Diego Gómez, encargado también de dirigir al equipo júnior le pidió que a las 16.30 horas estuviesen en A Raña. El primer equipo los convocaba ante al filial el Baskonia. Noh Pereira, de 16 años, no iba solo. Lo acompañaba su compañero júnior Santiago Touriño. En el banquillo con el equipo de LEB Plata, la juventud de Noh llamaba la atención.

El partido estaba saliendo redondo y la mala suerte lesionó a Jorge Romero. Sus oportunidades de debutar aumentaban y tras el descanso, Javi Llorente confió en él. Apenas unos segundos después de entrar, lanza de tres y encesta. A Raña se vino abajo y el banquillo lo celebró como si hubiese dado el triunfo en una final de Copa. Y es que Noh es el niño bonito del equipo además de un jugador de gran proyección. «Para min foi moi emocionante porque era o debut nun partido oficial e habitualmente adestro con eles tres días á semana», señala Pereira, una joya que se está puliendo en la casa peixiña.

Noh llegó a Marín con nueve años. Sus padres Xurxo y Carmen lo adoptaron en Etiopía y al poco tiempo de establecerse en Galicia cogió una pelota de baloncesto. Su físico entonces era muy superior al de sus compañeros de equipo. Si antes explotaba esa cualidad en la pista, ahora se ha convertido en un jugador con capacidad de leer el juego y enormes dotes de superación. «Empezó a jugar en benjamines, fue campeón gallego mini, con la generación del 2002, subcampeón gallego infantil y terceros cadetes. Son una generación que está trabajando bien. Cuando era mini destacaba por su físico porque era mucho más grande que el resto, al ir creciendo se igualó a sus compañeros y pasó a jugar de base», explica Pablo Alonso, que lo entrenó en las categorías inferiores, antes de que lo cogiese Diego Gómez y Javi Llorente.

No sabía como celebrarlo

Noh estudia en el IES Illa de Tambo y entrena con el equipo júnior y tres días a la semana lo hace con los mayores. «Son xogadores de moita experiencia, que saben explicarme con tranquilidade, eu non estou a súa altura», comenta Noh Pereira, que reconoce que no sabía como celebrar el primer triple con sus compañeros de LEB. «Vin como se levantaban todos na grada, pero non sabía máis, nin como reaccionou o equipo na bancada», señala Noh, que hace un puzle a diario para poder llegar a todas sus obligaciones y le quede tiempo para ver sus series favoritas. «Agora estou vendo Friends e esperando a que saia a última tempada de Juego de Tronos», explica. Con 16 años y una cabeza muy bien amueblada empieza a pensar en su futuro. Ejemplos no le faltan en sus compañeros de LEB Plata. «Gustaríame facer Dereito marítimo, pero senón tamén penso en Ciencias da Actividade Física e o Deporte», subraya Noh, que dice que si no puede ir a entrenar, el primer equipo es el primero que sacrifica y luego el júnior.

En el partido ante el Baskonia, su padre estaba grabando el encuentro y al terminar aseguraba que Noh estaba tranquilo y que poco antes de empezar lo llamó para que le trajese las zapatillas de jugar. «Olvidounas no coche», bromea Xurxo Pereira.

Los que lo conocen bien en la pista aseguran que es un jugador muy intenso, capaz de dar el 100 % y que aprendió a adaptarse y al que Diego Gómez supo darle esa visión de juego, «siempre esta dispuesto a ayudar al equipo y jugar con los mayores es un precio merecido», concluye Alonso. La joya peixiña seguirá formándose para llegar a ser como sus compañeros mayores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una joya que pule la familia Peixe