María del Carmen Cabeceira: la pintora que cosió para el rey emérito y que hacía puros con once años

Sus hijas recuerdan que el propio monarca la felicitó cuando trabajaba en Seloudu


la voz / pontevedra

Emocionadas y nerviosas por el duro momento que están pasando, María Cristina y Carmen Castejón trataban ayer de recuperar la historia de su madre, María del Carmen Cabeceira Loureiro, fallecida hace unos días a los 78 años de edad. Empezaron contando por el final, por la que fue su pasión en cuanto llegó a la jubilación. «Mi madre empezó a ir a clases de pintura y descubrió que le encantaba. Pintó muchísimos cuadros, hizo exposiciones... le apasionaban las flores y el color», decía Carmen. A su lado, Cristina le pedía que fuese más atrás en el tiempo. Y contase también que su madre, en realidad, trabajó desde niña.

Explicaban ellas que María del Carmen Cabeceira, natural de Marcón, «con once años iba a Tabacalera, a Salcedo, con su madre y le ayudaba a hacer puros y cigarros». Durante un tiempo estuvo también empleada en la sastrería Seloudu, en la calle de la Oliva. Mari Carmen solía contar que cosió trajes para el rey emérito, en la época en la que Juan Carlos I estuvo en la Escuela Naval de Marín. «Nos contaba que un día el monarca fue a la tienda y la felicitó», indicaban a coro sus hijas. Con el tiempo se acabó trasladando a vivir a Marín, donde tuvo una tienda de artesanía llamada A Casiña. Desde su jubilación pintaba cuadros y exponía en distintos sitios. Hace un año enfermó. Y falleció el día 30.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

María del Carmen Cabeceira: la pintora que cosió para el rey emérito y que hacía puros con once años