Los tapones desesperantes de cada verano

¿Hay alternativa para esos puntos donde, seguramente, todos acabemos hoy en una caravana? Algunas existen

.

pontevedra / la voz

Las alternativas a los tapones de tráfico desesperantes del verano en la comarca de Pontevedra son como las meigas. Las hay. O dicen que las hay. Pero el caso es dar con ellas. Porque en buena parte de las ocasiones librarse de un atasco descomunal requiere destreza en la orientación y conocer el terreno que se pisa. Y ahí no valen los GPS, que marcan las rutas convencionales y no los atajos. Hoy, 15 de agosto, con mil fiestas y previsión meteorológica que invita a la playa, seguramente, vuelva a haber atascos en los tapones habituales. Hablemos de algunos y de sus posibles o imposibles alternativas.

El embudo de A Lanzada. Al final está el cielo en forma de playa o, lo que es lo mismo, A Lanzada. Pero mientras no se llega al arenal, la situación en la carretera suele ser desesperante los días de más afluencia a las playas. Tras cabalgar O Salnés por una autovía de cuatro carriles, quienes quieren ir hasta A Lanzada se topan con un embudo de dos carriles en el que se forman descomunales caravanas. Es la mal llamada y polémica vía rápida. ¿Qué se puede hacer? Mas allá de evitar horas puntas, hay varias alternativas donde quizás haya menos atasco. Para quienes no conocen la zona lo mejor es salir en Vilalonga y conducir, a través de la PO-550 hasta A Revolta para acabar desembocando en A Lanzada.

¿Atravesar o no el casco marinense?. Las playas de Portocelo, Mogor, Aguete y demás arenales marinenses o de Bueu son otro de los lugares fetiche de peregrinación de coches en días de playas. ¿Cuál es la mejor opción? Salvo fechas puntuales, como las fiestas del Carmen o los días de mercadillo -como ayer-, atravesar el casco urbano de Marín a través de la avenida de Ourense no debería ser una pesadilla. Aún así, está la alternativa de la variante que deja a uno a tiro de arenal. Eso sí, en el nudo de Celulosas, donde se coge o se deja esta carretera suele haber atasco en hora punta. Una tercera opción sería ir por Seixo y luego encaminarse hacia Figueirido. No está mal señalizado.

Combarro, punto complicado. Depende del momento del día, pero la PO-308, el vial que serpentea la costa desde Pontevedra a Sanxenxo, suele ser en sí misma una larga caravana. Y es que se necesita poco para atascar este vial, donde conviven un aluvión de peatones, ciclistas y vehículos. La primera alternativa, partiendo de Pontevedra, es la variante de Poio, habitualmente desierta. Permite sortear el casco urbano. Pero lo peor está por venir. La policía señalaba ayer que los peores atascos están en Combarro y que ahí la alternativa se hace cuesta arriba. Se puede ir por caminos secundarios, atravesando Covelo y Samieira pero no están señalizados, son estrechos y tienen límites de velocidad bajos.

Caldas, mejor que antaño pero no bien. Caldas es una villa históricamente conocida por sus descomunales atascos. La cosa mejoró con la apertura de la variante. Pero estos días, con fiestas y lleno de peregrinos, las caravanas vuelven a aparecer. ¿Alternativas? La variante que viene hacia Pontevedra sí o sí aunque para ir a determinados puntos implique dar un rodeo. E incluso usar la AP-9 dependiendo del tramo que se pretenda hacer. Ayer cruzar la villa era agotador. Llevaba más de quince minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los tapones desesperantes de cada verano