Guardianes de tejados contra las gaviotas

Desciende el número de nidos en los edificios tras cuatro años de controles en el casco urbano de Marín

Guardianes de los tejados contra gaviotas Desciende el número de nidos en los edificios tras cuatro años de controles en el casco urbano de Marín

marín / la voz

Juan José Fraga y Javier Sambade, técnicos de control de fauna, revisan desde el pasado mayo los tejados del centro urbano de Marín. Se trata de evitar la proliferación de nidos de gaviotas. En apenas dos meses y medio han inspeccionado un centenar de tejados, a un ritmo de diez al día. La supervisión de estas cubiertas se hace a petición de los vecinos de cada inmueble, en el marco de un contrato con el Concello de Marín. El Ayuntamiento negoció este plan, que no tiene coste para los vecinos y que se desarrolla por cuarto año consecutivo. El resultado, según explican los trabajadores de Larus Control está a la vista. Aunque las gaviotas siguen siendo un incordio en muchas calles de Marín, el número de nidos ha descendido y, con ellos, las problemáticas que crean.

Javier Sambade explica que un tejado con nidos de gaviota se deteriora más rápidamente que uno que no los tiene. «Los problemas empiezan en invierno cuando las aguas torrenciales arrastran todo el material de los nidos, que se cuelan por las bajantes y las van taponando». Recalca que esto provoca «inundaciones de tejados y de bajo cubiertas». La actividad de estas aves favorecen la aparición de helechos en los tejados, que levantan las tejas y que los dañan. Los propietarios de los inmuebles se ven obligados, por todos estos motivos, a gastos a mayores para limpiar y conservar sus cubiertas, unos gastos que, sin la acción de las gaviotas, no serían tan urgentes o reiterados.

Existe también un problema de ruidos y de seguridad de los residentes de los pisos. Sambade explica que estas aves no se escuchan en el primer mes de incubación, pero que más adelante, cuando ya han nacido las crías, «tienen un radio de protección muy grande» y actúan sin miedo a los humanos. «Hay gente que tiene terrazas que no puede salir a disfrutar de ellas, porque las gaviotas vienen desde tejados lejanos y te empiezan a incomodar», añade.

Cuando uno se sube a un tejado susceptible de que haya un nido de gaviotas, y con aún mayor razón si hay crías, los técnicos de Larus Control utilizan cascos y estás acostumbrados a que las aves vuelen de forma rasante por encima de sus cabezas. Juan José Fraga recomienda que, en estos casos, se levante la mano, porque las gaviotas pasan por encima de lo que esté mas arriba. Un truco que aporta la experiencia.

Las gaviotas no solo se defienden con vuelos rasantes, también utilizan otros medios como soltar excrementos y a veces incluso vómitos encima de los intrusos, según precisó Sambade.

Estos dos técnicos suelen inspeccionar unos cinco inmuebles por la mañana y otros tantos por la tarde. La dificultad viene dada por la accesibilidad al tejado, su estado de conservación, el número de nidos y la agresividad de las aves. Sin embargo, Fraga y Sambade se mueven por los tejados sin problemas y conocen bien su oficio a la hora de actuar ante la previsible aparición de una nidada.

Servicio gratuito

En el esquema de trabajo de cada día, si aparece un nido, se retira. «Tenemos un núcleo zoológico donde se tratan. Los pollos hay que sacarlos adelante y se destinan a lo que después decida Conservación da Natureza, de Medio Ambiente», aclara Sambade. Los huevos «no se incuban y se tratan como residuos».

Cuatro campañas después el trabajo se va notando el descenso en la actividad nidificadora, especialmente en los edificios bajo revisión. «Cada año es más fácil porque se trata de convencer a las gaviotas de que los tejados que visitamos no son adecuados porque no consiguen procrear». Cuatro veranos más adelante, muchas se van a buscar otros lugares donde sí puedan prosperar esas puestas o simplemente se cambian de zona.

En Marín trabajan uno o dos equipos, dependiendo de la demanda de inmuebles a supervisar. En la jornada matinal de ayer, por ejemplo, coincidieron los cuatro operarios repartidos en cubiertas a ambos lados de la rúa do Sol. En algún caso se llevaron nidos y en otro materiales de una posible futura puesta. Es el sistema más eficaz. Las gaviotas no son tontas y han aprendido a sortear a búhos artificiales, lienzos y pinchos.

El servicio de Larus Control en Marín se coordina con la concejalía de Medio Ambiente, dirigida por la concejala Marián Sanmartín. Es gratuito y se atienden tanto las consultas de particulares que tengan casas individuales como de las comunidades de vecinos. Fragas precisa que las solicitudes de inspección se pueden hacer de tres formas. Por un lado, se puede solicitar en el Concello de Marín, o llamando a la empresa directamente -654 831 848-, o también comunicándose con ellos en un correo electrónico -laruscontrol@hotmail.com-. Esta clase de servicio en la comarca solo se está realizando en Pontevedra y en Marín.

100 tejados

Controles (2018)

Edificios inspeccionados desde mayo en Marín

4 meses

Mayo-agosto

La época idónea para atajar los nidos es desde mayo

173 nidos

Verano 2017

El año pasado se quitaron 72 pollos y 242 huevos

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Guardianes de tejados contra las gaviotas