La falta de socorristas vuelve a complicar el verano a los concellos

Marín y Bueu no tienen las plantillas al completo tras renunciar algunos candidatos


pontevedra / la voz

Junto con la canción del verano, hay otro clásico que empieza a repetirse todos los años en las Rías Baixas en cuanto se acerca el estío: no hay forma de que los concellos logren encontrar todos los socorristas que necesitan. Este año, aunque se pusieron en marcha numerosas medidas para intentar atajar el problema -actuar con más antelación, programar cursos, mejoras salariales...-, la historia se vuelve a repetir. A estas alturas, ni Marín ni Bueu cuentan con los profesionales que necesitan. Y en Sanxenxo, que quieren contratar a 15 personas a mayores de las 35 que ya están vigilando las playas, se presentaron tantos candidatos como plazas. Ahora habrá que ver si todos superan las pruebas o si alguno no renuncia al puesto y se completa el plantel.

En Marín, el gobierno local respiraba aliviado en el mes de mayo. Parecía que este año iba a sortear la carencia de socorristas. No en vano, con el verano todavía lejos, tenía ya a 21 de las 25 personas necesarias para las playas -21 socorristas y 3 patrones-. Pero la cosa se complicó recientemente. Resulta que cinco personas renunciaron a sus puestos y ahora mismo el Concello únicamente tiene 14 socorristas y una patrona. Volverá a hacer una convocatoria, tal y como contaba ayer la concejala Cristina Acuña y, si todavía no cubren las plazas, contactarán con una empresa para que les envíe socorristas. La intención de Acuña es que la papeleta esté solventada cuanto antes. De hecho, el servicio de socorrismo en las playas marinenses se pondrá en marcha el sábado. Hoy mismo se elegirá al coordinador del equipo.

En Bueu se lo tomaron con más calma que en Marín. Hicieron la selección de personal más tarde y lograron cubrir siete de los trece puestos de socorrismo que oferta el Concello. El concejal Fidel Castro señalaba que harán una nueva convocatoria y que confía en que, esta vez sí, se complete la plantilla. La intención es que haya vigilantes en los arenales a partir del 1 de julio.

¿Y el municipio turístico por excelencia, es decir, Sanxenxo? Lo cierto es que el municipio sanxenxino hizo los deberes muy pronto. Fue el más madrugador en seleccionar personal y eso le garantizó cubrir un número elevado de puestos. Cuenta actualmente con 35 socorristas ya trabajando. Pero todavía necesita 15 más, de ahí que esté inmerso en una nueva convocatoria de plazas. Se realizaron las pruebas la pasada semana y, casualmente, se presentaron 15 candidatos para 15 plazas. Si todos superan los exámenes y se consideran aptos y ninguno renuncia la plantilla estará por fin al 100 %.

Listos para empezar

El único municipio que parece mantenerse ajeno a todo este sinfín de convocatorias es Poio. El coordinador del equipo de socorristas indicó que completaron sin problema alguno las seis plazas que ofrecían. Y que ayer mismo se estaba contactando con el personal para ir buscando uniformes, material y demás. El servicio dará comienzo el 1 de julio.

También en Pontevedra las playas fluviales de Ponte Sampaio y del Lérez tendrá servicio de socorristas desde este sábado, 23 de junio. En el primer arenal habrá vigilancia los fines de semana y festivos, y en el urbano todos los días. El horario será de 12.30 a 20.30 horas. Los socorristas estarán hasta el 9 de septiembre. Poner a punto las dos playas con diversos servicios y tareas de limpieza tuvo un coste para el Concello de unos 70.000 euros.

Un total de 24 personas terminan el curso el lunes y podrán ser contratadas

A partir del lunes, habrá al menos 24 personas más con titulación de socorristas en Galicia. No en vano, esa jornada rematan el curso imprescindible para ejercer la profesión que organizó la Asociación de Socorristas Profesionais do Morrazo, cuyas prácticas se están llevando a cabo en el arenal marinense de Mogor. El responsable de este ciclo formativo, Rubén Paz, explicaba ayer que lo previsible es que todos los alumnos encuentren trabajo este mismo verano, teniendo en cuenta que las necesidades de los concellos son muchas. «O ano pasado rematouse o mesmo curso máis tarde, xa co verán iniciado, e aínda así todos os alumnos acabaron traballando. A demanda de socorristas é moi grande. E ademais o Inem manda ás mesmas persoas a distintos concellos, co cal despois hai moitos que están admitidos en máis dunha praza e despois teñen que renunciar a algunha. De aí que queden vacantes», indicó Rubén Paz.

Paz indica que, actualmente, los socorristas que renuncian a la plaza en un concello para acudir a otro no lo hacen pensando en las diferencias salariales, que son mínimas, según en cuestiones como la cercanía o su hogar o el hecho de que se trate de municipios bien dotados de recursos humanos y materiales. Dice también que, pese a la falta de socorristas, a los concellos les cuesta subir salarios y que la responsabilidad que adquiere un vigilante es grande: «Son puestos con muchísima responsabilidad, estás expuesto a muchas cosas. Y eso a veces no se valora suficiente a la hora de poner salarios y condiciones», manifestó Paz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La falta de socorristas vuelve a complicar el verano a los concellos