El cisma interno deja al BNG de Marín sin dos ediles y parte de la militancia

Los disidentes acusan al ala oficial de ir contra el programa y rechazar el consenso


marín / la voz

Los concejales Pilar Blanco y Alfonso Fernández han dejado el BNG y pidieron ayer en el Concello de Marín que se les considere ediles del grupo mixto. Son las cabezas visibles de un «cisma», como llegaron a definirlo, que deja al Bloque con una única concejala, Lucía Santos. Con ellos se van también más de la mitad de la militancia nacionalista de Marín. El futuro de este sector, crítico con la línea oficialista -controlada por la UPG en Marín-, está por definir todavía. Es previsible que exploren la viabilidad de conformar una alternativa política que tenga como objetivo los intereses generales de Marín. Una cosa está clara. El abandono del BNG no tiene marcha atrás y tanto Pilar Blanco como otro histórico militante Xosé María Vilaboa, aclararon que no tienen intención de irse o apoyar a la Marea, ya que esta última formación no quiso apoyar un nuevo proyecto que aglutinase a la izquierda de Marín, sino que optó por el continuismo.

Los problemas surgieron ya el día siguiente de las elecciones municipales, cuando el secretario de organización del BNG, Bieito Lobeira, intentó que no pudiesen acudir a la asamblea de valoración de los comicios aquellas personas que se integraron en la candidatura o que participaron en la campaña pero que no tenían carné. El propio concejal electo Alfonso Fernández explicó ayer que no pudo asistir a esa reunión.

Después de una larga trayectoria de desencuentros internos, y algunos no tan privados, la ruptura surgió tras el ultimátum de la ejecutiva nacional del BNG, a través de un burofax, a Pilar Blanco a que renunciase a su acta por asistir a una asamblea convocada por Marea. Blanco entiende que no hizo nada reprochable.

Los críticos que ahora han dejado el BNG lamentaron actitudes que se les querían imponer desde arriba y no a través de decisiones emanadas de la asamblea. Como ejemplo, señalaron que el sector oficial los boicoteó en la campaña electoral, creó múltiples problemas en la convivencia interna y la gestión municipal y cuestionaron incluso el programa electoral en cuestiones como la convivencia con la Escuela Naval o la prioridad del auditorio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El cisma interno deja al BNG de Marín sin dos ediles y parte de la militancia