Revolución en las actividades extraescolares

Anpas, empresas, clubes y Fanpa tiran de imaginación y a la clásica oferta de deportes, idiomas o enseñanzas musicales se añade con fuerza todo lo relacionado con la robótica y la inteligencia emocional


pontevedra / la voz

Estos días circula por Internet un chiste que dice algo así como que es más fácil rellenar el rosco del conocido programa televisivo Pasapalabra que elegir las actividades extraescolares para los hijos, dada la enorme oferta que hay. Detrás de esa exageración humorística no deja de estar la realidad. Asociaciones de padres, clubes, una cantidad enorme de empresas y otras entidades como los concellos tienen ya a punto o están elaborando la parrilla de actividades extraescolares de este curso. No faltan los básicos, como los deportes -principalmente la natación y las modalidades de equipo- y los idiomas, pero cada año el menú se va enriqueciendo. La robótica, por ejemplo, ha llegado para quedarse. Y también pide paso de manera insistente una cuestión denominada inteligencia emocional. La Fanpa, consciente de que cada asociación que la conforma ya programa sus propias actividades extraescolares, no ofrece un programa amplísimo. Pero sí intenta tapar algunos huecos que cree que no se cubren suficientemente. Por ejemplo, tal y como firmaba ayer, este año apostará de lleno por las técnicas de estudio. A continuación, algunos ejemplos de la revolución que viven las actividades de después del colegio.

Robótica, diseño de piezas en 3D o creación de videojuegos. Prácticamente todas las asociaciones de padres consultadas, tanto de Pontevedra como de municipios como Bueu, Marín o Sanxenxo citan la robótica como una de las actividades estrella de este año. Los niños podrán acudir a clases donde los robots les enseñarán muchas cosas, entre ellas a mejorar sus competencias en el campo de la informática. La Fanpa ofrece incluso la posibilidad de ir a clases para diseñar e imprimir piezas en 3D, para que los niños se familiaricen con la fabricación digital. También tienen otra actividad encaminada a que los muchachos aprendan a confeccionar una aplicación para las tabletas electrónicas.

Idiomas, por supuesto, aunque no todos tienen éxito. Por muchas novedades que se introduzcan en las actividades extraescolares son pocas las asociaciones que renuncian a incluir los idiomas. Se oferta, sobre todo, inglés. Pero se intenta hacer incursiones en otras lenguas, algunas sin demasiado éxito. Por ejemplo, la Fanpa intentó el año pasado introducir el chino mandarín, pero no se reunió el cupo de alumnos suficientes. Este año todavía no saben si repetirán la iniciativa o no.

Emocionados por los cuatro costados. Al igual que la robótica, otra de las actividades estrella de este año es la inteligencia emocional. En algunos casos, se riza el rizo y se mezclan distintos conceptos. Por ejemplo, desde una asociación de padres de Bueu, del colegio A Pedra, indicaban que ofertarán este año inteligencia emocional mezclada con clases de ábaco, de tal manera que cuestiones matemáticas y emociones viajen juntas. En Caldas y Sanxenxo, por ejemplo, se ofertarán actividades que buscan fomentar el afán de los niños de ser emprendedores a través del juego y de las emociones.

Reciclaje, medio ambiente y hasta arquitectura. Tampoco faltan actividades extraescolares que implican relación con la naturaleza o el reciclaje. La asociación de padres del colegio Marcos da Portela de Monteporreiro oferta ecopercusión, que es percusión hecha con objetos reciclados tales como cubos de pintura. Desde el Anpa de Barcelos señalaban ayer que todavía estaban en plena confección de las actividades, pero que si los padres lo desean se dará continuidad al proyecto relacionado con la arquitectura que llevaron a cabo el año pasado los escolares.

Votación
0 votos
Comentarios

Revolución en las actividades extraescolares