Marín descubre los cimientos de un puente histórico

La construcción de un nuevo paso en Ponte Zapal dejan a la vista las bases de la estructura antigua

.

Marín / La Voz

En Ponte Zapal, entre las calles actuales de A Calzada y José del Río, en Marín, se encontraba el único puente de piedra antiguo en el tramo inferior del río Lameira. Situado en un tramo donde se juntaba en el pasado el agua del mar con el curso fluvial, Ponte Zapal era un punto vital para las comunicaciones entre las dos partes del Marín antiguo. Hubo que esperar a mediados del siglo XIX para la construcción de otro paso entre ambas orillas en el casco urbano: el puente de la Reina Victoria, posteriormente Puente de la Libertad (así rebautizado tras la Revolución La Gloriosa de 1868) y que hoy se corresponden con el tramo donde confluyen las calles de José del Río, Ejército y Marina, Tiro Naval Janer y A Ponte. 

El antiguo e histórico puente, el de Ponte Zapal, de fecha imprecisa, construido en piedra, fue destruido en el siglo XX para la construcción de una estructura de cemento, de horroroso aspecto, pero que al estar más elevado cumplía una función más adecuada para el paso de vehículos sobre el Lameira, sobre todo en época de crecidas del río. De ese paso antiguo solo quedaron los cimientos, pero para verlos había, hasta hace poco, que bajar casi a la orilla y poder verlas allí, debajo de las tuberías y de la placa de cemento de la estructura del siglo XX.

El Concello de Marín decidió poner fin al adefesio del puente más infame que tenía el casco urbano y cuando la piqueta demolió la placa, quedaron a la vista los antiguos cimientos del puente histórico. Poco tiempo podrán estar así, porque se está construyendo otra estructura para unificar las orillas, pero mientras tanto curiosos y vecinos se acercan a ver lo poco que queda de un Marín que solo queda en la memoria de los más ancianos de A Banda do Río o en las postales.

No hay estudios serios sobre a qué época pertenecen estas estructuras. El trabajo de reconstrucción del puente moderno no incluye ninguna intervención a mayores, aparte de la supervisión de los técnicos de Patrimonio de la Xunta de que la obra actual respete lo poco que queda del paso antiguo. El nombre de la calle inmediata, A Calzada, es sugerente. Por aquí pasaba el antiguo Camiño Real, la autopista de la Edad Moderna, un camino de cabras para nuestra concepción actual de una vía de comunicación, pero todo un avance para una época no tan lejana. Al otro lado del río, en A Granxa de Briz, se encontraban las tierras de labranza del priorato de Oseira. Quizás por este motivo se hizo ese puente ahí, para transportar los productos y herramientas de labranza de un lado a otro del Lameira. O quizás haya otros motivos. Como en muchos otros casos de la historia de Marín, la falta de datos, documentación y análisis por especialistas cualificados mantiene la duda y, al hacerlo, el misterio.

Votación
6 votos

Marín descubre los cimientos de un puente histórico