Inquietud en el Concello por el futuro del paseo peatonal a Marín

Existe el temor de que un cambio de Gobierno pueda acabar frustrando el proyecto

El paseo evitaría a los ciclistas usar la peligrosa carretera interior.
El paseo evitaría a los ciclistas usar la peligrosa carretera interior.

Pontevedra / la voz

El Concello de Pontevedra no las tiene todas consigo con respecto al proyecto de extender hasta Os Praceres el paseo peatonal que bordea la ría por la avenida de Marín. La idea, avalada por el gobierno local y por el Gobierno central en funciones, parece estar un tanto dormida en los últimos meses y en el Concello existe cierta inquietud acerca de que un hipotético cambio en Madrid pueda frustrar los planes.

La razón no es otra que la férrea oposición del PSOE, tanto en Pontevedra como en Madrid, a ejecutar esta ampliación de un paseo que, según argumentaba ya en el año 2012 el diputado Guillermo Meijón, «podería enmascarar un intento de Fomento por contribuír á consolidación da traza actual da autovía e, por tanto, a situación de Ence ao pé da ría». Más recientemente, en abril del año pasado, el actual portavoz municipal socialista y entonces concejal del grupo de gobierno bipartito Agustín Fernández, arremetía contra lo que consideraba una «ocorrencia desafortunada» de sus socios del BNG. «Non se pode apoiar ningunha actuación que supoña novas agresións sobre o espazo natural, aínda que lle chamen ?paseo marítimo?», señalaba.

Pero no es solo el rechazo socialista lo que inquieta ahora al gobierno local. También está el absoluto silencio de Costas en los últimos meses, pese a que hace cerca de un año el Concello facilitó toda la documentación relativa al proyecto y a la parte ejecutada en la avenida de Marín, que tendría continuidad hacia Os Praceres si finalmente sale adelante la iniciativa.

Desde el año 2011

La propuesta de ampliar el paseo surgió ya en el 2011, cuando se inauguró el tramo actual, pero el impulso decisivo no llegó hasta mediados del año pasado. La coincidencia de dos accidentes mortales en los que se vieron implicados ciclistas con un relativo escaso margen de tiempo entre uno y otro llevó al Ministerio de Fomento, titular de la PO-11 (autovía da Marín), a cerrar este vial al tráfico ciclista, dejando como única alternativa la carretera vieja a Marín, que los usuarios de bicicletas consideran incluso más peligrosa que la autovía por la ausencia de arcenes y la elevada incidencia de tráfico de vehículos pesados.

Desde el Concello se inició una campaña para impulsar el paseo peatonal a Marín como solución para el tránsito ciclista, y el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), incluso envió una carta a la ministra de Fomento, Ana Pastor, pidiendo la ejecución del proyecto.

La respuesta de Pastor llegó el plena campaña electoral a las municipales, cuando por sorpresa y acompañada por la ministra de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación, Isabel García Tejerina, anunció en Pontevedra que Costas ejecutaría el proyecto.

Inmediatamente después de las elecciones municipales de mayo, el Concello recibió una comunicación de Costas pidiendo la documentación relativa a lo ejecutado en el primer tramo de la avenida de Marín. «É unha excelente noticia», se valoraba entonces desde el gobierno local.

Pero esa fue, lamentan ahora en el Concello, la última comunicación oficial que se recibió en Pontevedra relativa al plan para unir la ciudad con Marín por medio de un paseo al borde de la ría.

Después, en septiembre, Ana Pastor volvió a referirse al asunto durante la inauguración de la avenida de Josefina Arruti. Anunció que en octubre habría una reunión de técnicos de Fomento, de Medio Ambiente y del Concello -reunión que no se llegó a producir- y vaticinó que el proyecto estaría licitado este año. «Es un proyecto reducido, que se ha de hacer lo antes posible -señalaba la ministra-. No depende de mi departamento, pero sí depende de mí llamar cada semana a Medio Ambiente para meter prisa, y eso hago».

Sin embargo, esa «presión» no se ha traducido, de momento, en un proyecto cerrado.

Sin partida presupuestaria específica, pero en los planes de obras de Medio Ambiente

En el Concello de Pontevedra se da por hecho que el Gobierno en funciones difícilmente licitará el proyecto del paseo peatonal, pero lo que crea más inquietud es que al no existir una partida específica para su ejecución en los Presupuestos Generales del Estado -se incluiría en una partida genérica- , el asunto pueda pasar a un segundo plano.

Además de las declaraciones de Ana Pastor y de García Tejerina realizadas en el marco de la campaña electoral, la única referencia oficial que existe es una comparecencia en el Congreso de los Diputados realizada en septiembre del año pasado por el secretario de Estado de Medio Ambiente, Pablo Saavedra, que incluyó esta obra en las previsiones de su ministerio para el 2016 dentro de las propuestas de «accesibilidad a la costa». En concreto, la presentó como un «itinerario peatonal entre Marín y Pontevedra», junto a otras obras en A Coruña, Murcia, Asturias, Vizcaya, Barcelona, Alicante, Málaga, Huelva, Mallorca y Fuerteventura.

Hace escasas semanas, el alcalde de Pontevedra, Fernández Lores, señalaba que el Concello «segue a espera» del proyecto para prolongar el paseo, y mostraba su confianza en que se cumplirá el compromiso adquirido públicamente por Ana Pastor. Pero para ello, en Pontevedra se ansía algo más que meras declaraciones de intenciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Inquietud en el Concello por el futuro del paseo peatonal a Marín