La lucha contra Ence sigue viva en la calle

Miles de pontevedreses participaron en la manifestación más multitudinaria en años

Los manifestantes contra Ence abarrotaron la praza de España al final de la movilización.
Los manifestantes contra Ence abarrotaron la praza de España al final de la movilización.

pontevedra / la voz

Una inmensa multitud de personas -20.000 según la organización- se unieron ayer por la noche a la protesta contra la continuidad de Ence en la ría, en una de las manifestaciones que se puede considerar de las más multitudinarias en muchos años en la ciudad. La convocatoria, a cargo de la plataforma Ence Fóra, atrajo a su llamado tanto a pontevedreses como a vecinos de los municipios limítrofes de Marín, Bueu, Moaña, Poio y Sanxenxo, en una demostración de fuerza de la lucha contra la pastera. De hecho, hubo tantos manifestantes que la cabecera y la cola prácticamente llegaron a tocarse por unos veinte metros en la confluencia de Benito Corbal y la praza da Ferrería, casi media hora después de que se diera el pistoletazo de salida. El éxito de la protesta quedó evidenciado en los rostos de sus organizadores, que portaban una pancarta en la que se leía «Ence fóra da ría para sempre». La movilización sigue viva en la calle y refuerza el apoyo social a las iniciativas del Concello de Pontevedra y de colectivos como la APDR, que lideran el rechazo a la prórroga concedida a la fábrica.

La cabecera escenificó la unidad de acción de algunos de los más destacados dirigentes de la lucha política y social contra la pastera. Estaban el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG); el portavoz municipal del PSOE, Agustín Fernández; la diputada de En Marea Ángela Rodríguez; el presidente de la Asociación Pola Defensa da Ría (APDR), Antón Masa; y representantes de colectivos como el sector pesquero y marisquero, la federación vecinal Castelao, la CGT y Queremos Galego Marín. En la movilización también se hallaba el portavoz municipal de Marea Pontevedra, Luís Rei, y representantes de los gobiernos locales de Sanxenxo y Poio -en este último caso su alcalde, Luciano Sobral (BNG)-, así como concejales del BNG y de Marea de Marín. Del Bloque también acudió su portavoz nacional, Xavier Vence.

La marcha anti Ence llenó la praza da Ferrería media hora antes de la hora prevista para el comienzo de la movilización. Se podían ver numerosas banderas de la APDR, pegatinas contra Ence y pancartas de todo tipo alusivas al rechazo que plantea entre un gran sector de la ciudadanía la prórroga concedida el pasado lunes a la pastera para continuar en su ubicación actual en Lourizán. Uxío Soaxe, desempleado y vecino de Cangas, sostuvo que la decisión de Medio Ambiente era «un despropósito», mientras que Anxo Barreiro, un buenense afincado en Moaña, la calificó de «asco». Y es que a la protesta acudieron numerosos vecinos de O Morrazo y de O Salnés.

«Yo estoy en contra porque si fuera tu casa o la mía la habrían tirado, pero como se trata de Ence le dan más años para que siga, no la queremos en la ría», precisó Puri Quinteiro, enfermera de Pontevedra. Es la misma opinión que reiteró Noa Ríos, diseñadora gráfica de profesión. «A mobilización social é unha forma de amosar o noso rexeitamento a Ence», sentenció.

Es el mensaje transmitido a gritos por miles de gargantas en distintos momentos de la manifestación. «Fóra da ría esta porquería», exclamaban en las consignas, entre las que también estaban «Ence e o PP a mesma merda é» y «Se é tan boa que a leven á Moncloa». Las explicaciones de la ministra de Medio Ambiente de que la decisión de la prórroga se tomó solo por criterios técnicos, no convencieron a sus detractores. Sencillamente nadie en la movilización se la creía.

La marcha de protesta reunió a ciudadanos de todas las edades, con numerosos jóvenes. También hubo quién aprovechó la proximidad del carnaval para incidir más aún en su mensaje de crítica, como un manifestante que se vistió de soldado con mascarilla antigás, u otro que desfiló con una gran rama de eucalipto.

Los participantes eran conscientes de que se encontraban en un momento histórico, quizás un punto de inflexión en la lucha ciudadana contra la pastera. Una de las preguntas más insistentes fue: «¿Chaval, sabes cantos somos?». Respuesta difícil, echen cálculos. La marcha salió de A Ferrería, avanzó por Daniel de la Sota, Sagasta, Joaquín Costa, Uxío Novoneira y Benito Corbal. Cuando los últimos manifestantes abandonaron las escaleras de San Francisco, los coches de la Policía Local que abrían paso a la cabecera se encontraban a escasos metros. Sin duda, eran muchos miles, los mismos que luego llenaron la praza de España, donde se leyeron los discursos y se reclamó el fin de la concesión.

La organización calificó de éxito la participación de

los ciudadanos

en la protesta

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La lucha contra Ence sigue viva en la calle