Marín regulariza ya viviendas en una parte de sus núcleos del litoral

Una sector de los afectados tiene todavía que esperar a que se publique en el «BOE» el deslinde de la rebaja de la línea en todos los lugares aprobados

Casás es uno de los núcleos pendiente de publicar el deslinde.
Casás es uno de los núcleos pendiente de publicar el deslinde.

pontevedra / la voz

El Ayuntamiento de Marín ha empezado a dar licencias de obra que regularizan la situación jurídica de viviendas o parte de construcciones en varios núcleos del litoral, al amparo de la nueva Ley de Costas y del PXOM vigentes. Es una medida esperada, que para los afectados supone el fin de un largo calvario que comenzó en 1988. En ese año, la normativa estatal no tuvo en cuenta su existencia secular y les aplicó una franja de cien metros que congeló el desarrollo de los núcleos y la modernización o alteración de las viviendas.

La solución adoptada en Marín se ha hecho a dos velocidades y la primera fase está plenamente concluida, como se demuestra con la luz verde de las Administraciones para la concesión de licencias. La normalización urbanística y administrativa de los núcleos del litoral marinense es ya plena en la barriada Pérez Crespo, en Mogor, así como en las partes altas de Loira, junto a Montecelo, y en una zona de Aguete. En todos estos casos, la franja de cien metros se redujo a los veinte con la entrada en vigor del PXOM, con las bendiciones de Costas, Xunta y Concello. Los planos están adaptados y los servicios municipales pueden tramitar los expedientes con normalidad.

La alcaldesa, la popular María Ramallo, explicó que en estas zonas se aplica una ordenanza de núcleo y añadió que en lugares como Montecelo ya se tramitaron algunas licencias con el visto bueno de todas las partes implicadas. La regidora recordó que esto no significa que se consienta cualquier construcción en este ámbito. «Se dará licencia a aquel proyecto de legalización que esté ajustado en el planeamiento, a aquellos que cumplan con los parámetros que marca la ordenanza del plan como cualquier otro núcleo», resaltó. Es decir, no hay barra libre para que los propietarios hagan lo que les apetezca, sino que solo se legalizarán y consentirán aquellas edificaciones que se ciñan a los principios marcados por las normativas sectoriales aplicables.

Por otra parte, en el Concello no se ha producido una avalancha de peticiones vecinales, puesto que solo en aquellos casos donde sus dueños se encontraban más apurados por expedientes de infracción, sus propietarios han actuado con mayor diligencia.

El segundo ámbito de la regularización de los núcleos se corresponde con las partes bajas de Loira y Aguete y la totalidad de Casás y A Teoira. Estos núcleos fueron reconocidos como tales por Costas y se les ha aplicado la disposición transitoria de la nueva ley estatal. Esta también da su visto bueno a la rebaja de los cien metros en aquellos asentamientos del litoral que cumplan con unos requisitos fijados por el reglamento de Costas.

El camino hacia la normalización de estos núcleos avanza en sus últimas fases administrativas. Costas ha rematado la exposición pública del nuevo deslinde, que rebaja la línea de protección de los cien a los veinte metros en los núcles aludidos. Ramallo señaló que ella examinó la documentación personalmente y que también lo han hecho los técnicos municipales. «Nos aseguramos de que en la línea se recogiera la rebaja a los veinte metros», resaltó la regidora.

Ahora solo resta que el deslinde definitivo se apruebe en Madrid y se publique la orden ministerial en el BOE. En cuanto se haga este trámite, que no debiera tardar mucho tiempo, entonces los vecinos de estos ámbitos podrán solicitar las licencias de obra al Ayuntamiento, en base a la ordenanza de núcleo de suelo urbano correspondiente. Es precisamente aquí donde se espera que el número de solicitudes sea mayor que en la primera fase, porque en estas áreas se concentró la actividad sancionadora en años pasados.

Sanxenxo, Poio y Vilaboa

La solución que ha alcanzado Marín no ha tenido, por ahora, su aplicación en los otros tres municipios de la comarca que también tienen problemas con sus núcleos. En el caso de Sanxenxo, con ocho asentamientos afectados en su litoral, está pendiente todavía de conocerse el resultado de su alegación ante Costas. En Poio, la negativa estatal tiene como contrapartida el recurso judicial interpuesto por el Concello ante los tribunales para exigir que se tenga en cuenta su singularidad.

Vilaboa es, después de Marín, el municipio donde los afectados han hecho más por resaltar sus reivindicaciones ante las Administraciones y el público en general. Sin embargo, en este municipio se encuentran con una desventaja jurídica importante frente a los ya mencionados. En Vilaboa no hay un PXOM que recoja la existencia de sus núcleos y mientras no haya plan la solución es imposible. Por ahora, parece que solo podrán lograr esta calificación Paredes y Larache cuando Vilaboa finalmente se dote de un plan de urbanismo.

2004

Primera protesta

La movilización de Loira hace público el problema

2013

Reforma legal

El cambio de la Ley de Costas facilita la normalización

5

Núcleos afectados

Costas reconoce Mogor, Aguete, Loira, A Teoira y Casás

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Marín regulariza ya viviendas en una parte de sus núcleos del litoral