De peregrinaje por la comarca para que al niño lo vea un pediatra


pontevedra / la vozpontevedra / la voz

Es la pescadilla que eternamente se muerde la cola: los concellos rurales se vacían de críos y los servicios van a menos. O al revés, los servicios escasean y los niños y sus familias acaban yéndose hacia las ciudades. El peliagudo tema de los pediatras es un buen ejemplo de todo ello. Hasta que no se produjo el concurso de traslados del Sergas y la reestructuración de las consultas el servicio estaba más o menos adecuado a las necesidades. O, al menos, padres y concellos se conformaban con las horas de atención pediátrica que tenían -en algunos municipios solo contaban con el especialista una o dos medias mañanas a la semana-. Pero desde que se produjeron todos esos cambios el patio anda revuelto.

Los padres no dejan de evidenciar su hartazgo por tener que peregrinar de un municipio a otro para llevar a sus hijos al médico. Los progenitores y políticos de Cuntis se llevan la palma en las protestas; ayer volvieron a concentrarse ante el centro de salud. Y es que Cuntis y Moraña están sin pediatra desde que la facultativa que compartían se acogió al concurso de traslados. Tienen que viajar hasta Caldas.

Campo Lameiro también se quedó sin atención en su municipio. Los padres pueden ir a Lérez o a Tenorio. El alcalde dice que no le gusta la situación, pero entiende que el Sergas no cuenta con profesionales para enviar uno hasta el término. Cotobade también salió mal parado con los cambios. Antes tenía consulta pediátrica en Carballedo y Tenorio y ahora solo hay médico para niños en Tenorio.

Desde el Sergas señalan que se trata de un problema de carácter nacional, ya que no hay pediatras disponibles en toda España. El gerente de la EOXI acudió a varios municipios a hablar con padres y políticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

De peregrinaje por la comarca para que al niño lo vea un pediatra