El rural ultima detalles para poder constituir sus brigadas antiincendios

Varios concellos terminarán esta semana con los procesos de selección de personal previos a la entrada en activo de las unidades


cuntis / La Voz

Con un verano impecable en cuanto al cielo y sofocante en calor, la posibilidad de incendios forestales se ha disparado estos últimos días, no solo en la comarca de Pontevedra, sino en toda la comunidad autónoma. Concellos como Moraña y Cuntis ultiman la contratación del personal que formará las brigadas antiincendios de sus municipios.

Proceso habitual en esta época, se conseguirán crear varias decenas de puestos de trabajo en materia de prevención contra el fuego, y, de producirse, en la lucha contra el mismo. Los concellos tienen de plazo hasta el 28 de junio para presentar sus proyectos de contratación. En el caso de los municipios de Moraña y Cuntis, ninguno de los dos está catalogado como de alto riesgo de fuego, aunque las medidas que se toman desde los gobiernos locales son como las de cualquier otro. Tanto es así, que en el caso concreto de Cuntis, en Xesteiras se instala un puesto de vigilancia fija, clave para la zona del Umia. En total, hay seis ubicaciones de este tipo entre las comarcas de Pontevedra y Arousa.

El Concello de la villa termal contratará este año a un capataz, cuatro peones y tres conductores para su camión motobomba. Un total de siete trabajadores, todos ellos pertenecientes y empadronados en Cuntis. Cabe destacar que este equipo es el único del Umia que cuenta con este tipo de camión motobomba, lo que le permite un rango de actuación muy efectivo de cara a lo que pueda acontecer en la lucha contra los incendios.

En el caso de Moraña, el proceso de contratación está en un punto parejo al de su municipio vecino, y este viernes se realizarán las pruebas físicas. Serán un total de cinco personas las que conformen la unidad morañesa. A lo largo del verano, el propio Concello será el que administre la brigada, y no la mancomunidad de montes local.

También ha sido así en Portas, donde el gobierno local será el encargado de dirigir al personal forestal en la prevención de fuegos. «Cinco rapaces» -un capataz, un conductor y tres peones-, en palabras del Concello, son los que vigilarán que en el municipio no se produzca ningún incidente de gran consideración, y de haberlo, ser los primeros en acudir al lugar para tratar de minimizar los daños, o extinguir totalmente el área afectada. A diferencia de sus ayuntamientos vecinos, Portas sí está catalogado como zona de alto riesgo de fuego. En el pasado, el Concello se vio envuelto en diferentes conflictos en torno a las brigadas y al antiguo regidor local, Roberto Vázquez, al presidir este, también, la Mancomunidade Intermunicipal dos Vales do Ulla e Umia.

En cifras

Unos mil doscientos profesionales trabajarán este verano, dentro de la provincia de Pontevedra, en la primera línea de la lucha contra uno de los elementos más agresivos de nuestro planeta. De esos 1.200 un total de 485 pertenecen a la Xunta, 146 a la empresa pública o medios aéreos, y, la mayor parte, 566, los aportan los concellos, con los Grupos de Emerxencias Supramunicipais (GES). En cuanto a las brigadas, el número que corresponde a Pontevedra es de 121, y también, la mayoría de estos trabajadores son aportados por los propios ayuntamientos.

La Voz de Galicia
Lo sentimos, no hemos podido atender su petición.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El rural ultima detalles para poder constituir sus brigadas antiincendios