Teniente de alcalde y campeona de marcha

Conchy Campos es la segunda en el Concello de Cuntis, y ahora, también, subcampeona de España


Cuntis / la voz

Conchy Campos (1978) vive una carrera de fondo que es su propia vida. Ganó una prueba como madre hace siete años, ganó otra en la política al convertirse en teniente de alcalde de Cuntis en 2014 y este pasado domingo, en Granada, se convirtió en la subcampeona de España de 10 kilómetros marcha, en su categoría.

«Eu teño tres metas cando afronto unha proba. A primeira é simplemente rematala, chegar á meta; a segunda é tentar mellorar o meu tempo, e a terceira é subir ao podio», confiesa la teniente de alcalde. «Non sabía que ía pasar en Granada. Non estaba nin no meu mellor momento, pero ao final conseguín esa segunda praza que acollo con moitísima ilusión».

Conchy retomó su pasión por el atletismo hace tres años. Sus inicios los recuerda con ilusión, cuando contaba con seis o siete años. Por aquel entonces, consiguió hacerse subcampeona gallega. Apuntaba maneras. «Gústabame moito, pero claro, un chega á adolescencia, comeza a saír e esquécese un pouco de todo isto. Nunca o deixei de todo, sempre continuei correndo ou facendo marcha, pero non de maneira profesional. Deixei de estar federada», narra la atleta.

Animada por una amiga, decide volver a federarse y empezar a competir de un modo más serio. Todo ello haciendo equilibrios con sus distintas obligaciones. Madre, número dos en el concello y auxiliar de enfermería. «O tempo hai que sacalo de debaixo das pedras», ríe Conchy. «Teño as miñas obrigas familiares e laborais, pero tento facelo ben á hora de coordinarme. O traballo no Concello é moito máis difícil co de atleta», confiesa. «Quero facer as cousas ben en tódolos ámbitos, e espero conseguilo».

Las fuerzas asegura sacarlas de sus mayores admiradores. Su marido y su hija, que siempre que pueden van a animarla allí donde compite. «Son os meus fans. Non hai nada que encha máis que unha filla dándoche ánimos e berrando cando pasas ao seu carón». La pequeña de siete años también ha comenzado ya a hacer sus pinitos en el atletismo, y quiere seguir los pasos de su progenitora en la marcha, disciplina por la que siente especial atracción.

Hace un año, dejó su club de atletismo de toda la vida, el Cuntis, y fichó por el Sekulebedarra kirolt cluba, del País Vasco. «Cambiei de club pero non de vida. Obviamente sigo adestrando cos meus compañeiros de sempre, aquí en Cuntis, e usando as mesmas instalacións», afirma Conchy. No solo eso. También sigue compartiendo el mismo autobús cuando tienen competición fuera, y las historias y anécdotas continúan siendo colectivas. Compañerismo ante todo, nada de competencias.

La tenacidad parece ser una de las cualidades más visibles de la cuntiense. Hace unas tres semanas, envuelta en una gripe de libro, con fiebre por el medio y casi sin poder respirar, decidió ir hasta A Pobra do Caramiñal, al campeonato gallego. No solo no se rindió, ni se retiró pese al frío y la lluvia que arreciaban, sino que consiguió hacerse con el primer puesto en su categoría, convirtiéndose en campeona gallega. «Foi un pouco sen pensar, porque estaba bastante mala, e en dúas semanas tiña o de España. Fun igual, aguantei e logrei facerme campioa galega. As pernas íanme ben, pero o que era incapaz era de respirar», resume humildemente Conchy. «Moitos me dicían que me retirara, que se me vía mal, pero... ¿Agora que xa estaba alí correndo? Nin de coña. Tiña que acabala». Aquel día muchos la felicitaron por su actuación, vista la situación; quizás hasta debería contarle doble por hacerla en esas condiciones. Cumplió con su primera meta, y, sin ninguna duda, le salió mejor que bien.

En Granada, la cosa fue un poco más difícil porque el viento era fortísimo y aún notaba los efectos de la pasada gripe. Su rival por el primer puesto, además, se mostró intratable. «Tentei de seguirlle o ritmo, de alcanzala, pero a verdade é que corría moito máis ca min», bromea la cuntiense. «Por suposto, recibo o premio con moitas ganas. Son moitos meses de esforzo e adestramentos para conseguilo e as condicións non eran as mellores nin moitos menos. A miña marca persoal está por debaixo da que fixen alí, pero non importa, estou moi contenta co meu labor».

La atleta confiesa sentirse mejor en una categoría como la marcha, que es de resistencia, que en una de velocidad. Quizás tenga que ver eso con su manera de afrontar la vida y verla como una carrera de fondo en la que lo importante no es el tiempo que uno tarde en llegar a la recta final, sino simplemente en lograrlo. Ya sea en la política, en la enfermería, en el atletismo, o lo más importante, en la familia; Conchy es una corredora de resistencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Teniente de alcalde y campeona de marcha