La familia Supertramp se pone otra vez en ruta

Mañana emprenden una aventura de un año para dar la vuelta a Europa en bicicleta reclinada


Pontevedra / La voz

Libertad. Vivir día a día. Disfrutar en familia. Aprender de la experiencia. Son los ejes fundamentales del modo de vida que han elegido Óscar Barreiro y Susana Míguez, una pareja joven de Cotobade, aunque viven en Pontevedra, que mañana emprende una aventura que a unos les sonará a locura y a otros les dará envidia: recorrer durante un año Europa en bicicleta reclinada, en «trike». No estarán solos, ya que en el viaje les acompañarán sus hijos, Lucía y Darío, de seis y dos años, respectivamente.

Será su tercera gran aventura cicloturista. Hace cuatro años, cuando Lucía apenas tenía 20 meses, la familia pasó un mes haciendo el trayecto Ámsterdam-París. De aquella experiencia surgió un libro cuya escritura y autoedición fue una experiencia «fascinante» para Óscar. Más tarde, recorrieron toda la costa portuguesa, siempre a bordo de esas peculiares bicicletas reclinadas.

Ahora afrontarán durante todo un año una ruta que supondrá entre 10.000 y 11.000 kilómetros a pedales. La idea es comenzar haciendo el Camino de Santiago a la inversa, y recorrer Francia e Italia utilizando los tramos habilitados de EuroVelo, proyecto de rutas ciclistas que atraviesan Europa. Después de Italia pasarán a Albania y Grecia antes de emprender el viaje de vuelta por Centroeuropa: Bulgaria, Austria, Holanda, Bélgica, Francia y de nuevo España.

En una breve conversación con la familia son mil las preguntas que surgen, y todas obtienen una respuesta con la mejor de las sonrisas, ya sea Óscar o Susana el interlocutor. La primera, ¿no son muy pequeños los niños para emprender un viaje así? La respuesta es que no. Al menos, para la familia Supertramp, para la que hacer aquella ruta entre Ámsterdam y París con Lucía cambió sus vidas. «Pensamos que a experiencia é moito mellor aprendizaxe que a escola», subraya Óscar. No obstante, el entrevistador insiste por aquello de que en España la escolarización es obligatoria a partir de los seis años y Lucía cumplirá siete durante el viaje.

En este caso responde Susana, que fue quien realizó los trámites ante el Ministerio de Educación para que su hija pueda cursar a distancia segundo curso de Primaria. «Vai ter unha titora persoal, que irá poñendo tarefas a través dunha plataforma online. O seguimento vai ser constante».

Otra duda. ¿Dónde van a dormir? Principalmente, de acampada libre, responde Susana, pero su pareja le matiza: «Mellor pon pernocta, que a acampada libre está prohibida». Es decir, viajan con una tienda de campaña que montan de noche al lado de la carretera y desmontan al amanecer. Además, también irán «facendo amigos na ruta». Ya tienen, gracias a las redes sociales, el alojamiento resuelto en buena parte de los puntos que prevén tocar.

Otra pregunta. ¿Cuál es el presupuesto del viaje? Pues muy exiguo. Entre 12 y 15 euros al día para toda la familia. Menos de seis mil euros en un año. ¿Y a qué se dedican cuando no viajan? Óscar trabaja en las instalaciones deportivas del Concello de Cotobade, es animador sociocultural y coordina a un grupo de cachibol, una especie de voleibol adaptado para personas mayores. Lucía trabajó en su día como auxiliar administrativa, pero actualmente está en el paro.

¿Cuánto viajarán cada día? Ahí, admiten Óscar y Susana, mandan los niños. «Teñen que parar bastante, porque son nenos e necesitan correr, xogar, ensuciarse», apunta Susana. No harán más de 30 o 40 kilómetros al día.

¿Y qué equipaje van a llevar? Aunque salen mañana, todavía no tienen ese punto totalmente claro, pero sí conocen el límite: llevan cuatro portabultos de 25 kilos cada uno. Óscar y Susana, son obviamente los pilotos, y Lucía y Darío irán cómodamente sentados en sendos remolques adaptados.

Y, por último, la pregunta que el lector se estará haciendo desde el principio: ¿por qué Supertramp? Es el homenaje a Christopher McCandless, un joven norteamericano que eligió un modo de vida alternativo, en contacto con la naturaleza y alejado de la cotidianeidad. Él eligió como alias Alexander Supertamp, y su historia se recogió en un libro y en la película Hacia tierras salvajes, que es de las preferidas de la familia.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
15 votos
Comentarios

La familia Supertramp se pone otra vez en ruta