Un verano para proteger el monte

El plazo de inscripción para participar en los campamentos de trabajo está abierto y se espera la llegada de voluntarios internacionales

Voluntarios de diversos países participaron el año pasado en los campamentos de trabajo.
Voluntarios de diversos países participaron el año pasado en los campamentos de trabajo.

cotobade / la voz

Descubrir y poner en valor el patrimonio natural y etnográfico de Alto da Cruz do Castro. Ese será el objetivo de los participantes en la segunda edición de los campamentos de trabajo de verano de Cotobade. Una veintena de plazas están todavía por adjudicar para pasar diez días en un entorno natural con personas de distintas culturas trabajando, descubriendo y protegiendo el medio ambiente cotobadés.

La experiencia dará comienzo el próximo 27 de julio y hasta el 5 de agosto los participantes acamparán en el pabellón del colegio de Carballedo, donde se reunirán para dormir y comer. Durante el día, su actividad se dividirá en dos partes: la primera, que tendrá lugar por la mañana, se centrará en trabajos de campo y la segunda, que se realizará por las tardes, estará dedicada al ocio y esparcimiento.

Por las mañanas, los voluntarios se desplazarán al Alto da Cruz do Castro, en el monte comunal de Aguasantas. Allí, los jóvenes se centrarán en la limpieza de una zona arqueológica con gran peso en la historia de Cotobade. Las tareas se basarán, además de en la limpieza del entorno, en realizar excavaciones acompañados de un arqueólogo experto en la historia local que les ilustrará con un repaso histórico sobre el yacimiento y la cultura castrexa. Estas jornadas laborales se intercalarán con conferencias y charlas sobre el emprendimiento en el rural, puesto que uno de los objetivos de estos campamentos es la creación de puestos de trabajo relacionados con la naturaleza a través del cooperativismo.

Por las tardes, los voluntarios disfrutarán de su tiempo libre con actividades deportivas, como la práctica de tiro con arco o rutas de senderismo. También están previstas salidas culturales a Pontevedra para que los voluntarios de otros países conozcan la capital de la provincia.

A pesar de que los participantes en estos campamentos desempeñarán unas duras sesiones de trabajo, la demanda para participar en estas actividades es muy elevada y no se podrán atender todas las peticiones. Además de conocer gente nueva y hacer turismo de un modo especial, las razones que llevan a jóvenes de distintos países a participar en estos campamentos no es otra que mejorar su currículo. Realizar trabajos de voluntariado está muy bien visto por muchas empresas a la hora de seleccionar a sus nuevos trabajadores, pues con actividades altruistas como las que se hacen en Cotobade los voluntarios demuestran poseer valores como el trabajo en equipo o sensibilidad por proteger el medio ambiente.

Aunque el plazo de inscripción lleva abierto pocos días, el organizador de campamento, Benito Pastoriza, está convencido de que las solicitudes superarán con creces el número de plazas ofertadas. Recuerda el promotor que en la edición del año pasado, que fue la primera vez que se hizo el campamento, participaron voluntarios de países como Taiwán, Hungría, Polonia o Alemania y está seguro de que este verano Cotobade volverá a ser el destino veraniego de jóvenes extranjeros y también nacionales para disfrutar de la naturaleza.

Bajo el lema «emprendemento verde no rural» se ofrecerá formación y asesoramiento a los voluntarios participantes en el campamento para que desarrollen ideas de negocio y se animen a quedarse a vivir y a trabajar en Cotobade para recuperar la pérdida y envejecimiento de población que sufre el municipio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un verano para proteger el monte