Marcos Rodríguez: «Cuando estaba con los lobos vivía feliz y ahora no lo hago»

Este cordobés que siendo niño vivió once años aislado de la sociedad estará en la feria Eco Artesán de Campo Lameiro

.

Responde con «un tren de varios vagones todo lleno» cuando se le pregunta por su edad y antes de revelar que, «por lo que me pusieron, 73». En lo que será su primera visita a Campo Lameiro, Marcos Rodríguez Pantoja, conocido como el niño lobo de Sierra Morena, será uno de los protagonistas este domingo de la feria Eco Artesán.

-¿Cómo considera que ha sido su vida?

-Creo que ha sido un poco dura. La verdad es que he tenido tres vidas y esta, la actual, es la más mala.

-¿Y la mejor?

-Cuando estaba en la sierra con los bichos. No puedo recordarla porque la llevo por dentro y sueño con ella cada noche. Vivía feliz y ahora no lo hago. Allí, comía, bebía y hacia lo que me daba la gana, pero aquí si no tienes un duro, ni comes, ni bebes, ni nada...

-¿Cuál fue la primera de estas tres vidas?

-Cuando vivía con mi padre y mi madrastra hasta los 7 años. Cuando era pequeño me pegaban unas palizas muy grandes y le temí a las personas humanas. Fue preciosa cuando me fui a la Sierra -permaneció once años aislado de la sociedad y viviendo con lobos-. Aunque no quería salir de allí, fue terrible porque me trajeron a una ciudad, a Madrid, donde solo había ruido, coches, gente para acá y para allá... No eran hormigas porque estas van en fila y cada una por su lado. En Madrid, no. Fue muy duro porque creo que, primero, me tendrían que haber llevado a un pueblecito pequeño para que me fuera soltando, acostumbrando y donde me metieran en un colegio. Pero no. Lo primero que hicieron fue llevarme a hacer la Primera Comunión y a pegar tiros. ¡Toma ya!

-¿Ahora a qué se dedica?

-Me dedicó a dar charlas a niños, en los colegios, donde me llaman... También hicieron una película, documentales... Les explico cómo tienen que ir por el monte y que no coman nada porque, aunque hay cosas bonitas, otras pueden provocar un dolor de barriga. Hay niños que no saben nada. Estoy recogiendo trufas de la tierra y me dicen si estoy cogiendo huevos. «Sí, mi niño, la gallina que ha hecho un agujero y ha puesto un huevo». ¿Qué estudian los niños?

-¿Echando la vista atrás qué percibe?

-No puedo mirar atrás cuando estoy entre humanos porque no sé como van a reaccionar. Eso sí, me pregunto por qué me han tenido que traer a esta vida tan amargar cuando estaba disfrutando de mi vida en la Sierra. Era feliz y ahora voy por ahí en un tren y no sé por dónde voy, no sé las estaciones en las que me tengo que bajar. No sabía lo que era el dinero y cuando lo supe me cambian al euro. No tengo WhatsApp porque no entiendo ni papa de estos aparatos. Antes cuando me llamaban en vez de recibir, lo apagaba. Cuando estoy con los bichos sé que no me van a hacer nada.

-¿Cómo espera que sea la feria de Campo Lameiro?

-Me gustan mucho este tipo de ferias y creo que estará muy bien. El problema es que ahora ya no hay ferias como las de antes.

Un completo programa de actividades

A las diez y media de la mañana de este domingo abrirá sus puertas el mercado Eco Artesán e de Proximidade, mientras que una hora más tarde comenzará un completo programa de actividades. De este modo, a las 12.30 se desarrollará una entrevista a Marcos Rodríguez, mientras que a las 17.30 horas se proyectará Entrelobos.

Votación
14 votos
Comentarios

Marcos Rodríguez: «Cuando estaba con los lobos vivía feliz y ahora no lo hago»