«Na primeira colleita saquei 96 litros de aceite e quitábanmo das mans, pero non o quixen vender»


pontevedra / la voz

Ramón García es una de esas personas totalmente convencidas del enorme potencial del aceite gallego -«do aceite que se produce aquí, non do que traen doutro lado a oliva e o fan aquí», puntualiza-. Él plantó unos 1.400 olivos hace cuatro años en Campo Lameiro, en una superficie de dos hectáreas y media. Se suponía que no producirían hasta pasado un lustro. Pero en el 2017 ya se llevó la primera alegría, ya que recogió una cantidad de olivas considerable, que llevó a una almazara a Quiroga para obtener el pertinente oro líquido: «Na primeira colleita saquei 96 litros de aceite e quitábanmo das mans, pero non o quixen vender», indica.

García dice que hay un interés enorme en el aceite gallego. Y no se extraña de que sea así: «Eu saquei un aceite dunha cantidade excelente e moi distinto a un aceite doutros lados. Isto é como o viño, ao final a terra e o entorno danlle as súas características propias», indica.

Eso sí, este productor avisa de que no se trata de plantar olivos y punto. Indica que la plantación requiere un cuidado continuo -ayer mismo iba a hacer labores en la suya- y señala también que las cosas hay que hacerlas con rigor, y que un paso imprescindible es darse de alta en el registro de explotaciones agrarias. Él se apoya en la Asociación de Productores de Aceite de Galicia, una entidad de la que es secretario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Na primeira colleita saquei 96 litros de aceite e quitábanmo das mans, pero non o quixen vender»