Resignados a convivir con un embalse que cada verano se tiñe de verde

La presa del Umia ofrece una llamativa imagen por la proliferación de cianobacterias y la bajada de las reservas de agua

La cola del embalse del Umia, en una imagen tomada este viernes. La presa está en alerta por cianobacterias desde el 16 de julio
La cola del embalse del Umia, en una imagen tomada este viernes. La presa está en alerta por cianobacterias desde el 16 de julio

Caldas / La Voz

Poca agua y cada vez más verde. Es la imagen que ofrece el embalse del Umia, en Caldas de Reis, que está en alerta por cianobacterias desde el pasado 16 de julio. Según el boletín hidrológico del 3 de agosto, la presa de A Baxe está al 66,73 % de su ocupación después de un mes sin lluvias. Esa circunstancia, sumada a las altas temperaturas y al aumento de las horas de luz solar, han propiciado que vuelva a aflorar el alga Microcystis que tiñe de verde cada verano la lámina de agua, tanto en la presa como en la cola. Los vecinos de las tres localidades que baña el pantano construido por la Xunta, Caldas de Reis, Cuntis y Moraña, se han resignado a convivir con este fenómeno natural que, si la cosa se complica, puede llegar a afectar al abastecimiento de agua de los concellos. Algo que ocurrió en el año 2010. En otros ejercicios se tuvo que prohibir el baño en el malecón del Umia y en la cascada de Segade, en San Andrés.

Es Augas de Galicia, el organismo de la Consellería de Infraestruturas, quien decreta el estado de alerta, que también está activo en otras dos presas de Galicia, la de As Forcadas, en Valdoviño, y la de Santa Uxía, en Dumbría, ambas en la provincia de A Coruña. La proliferación de cianobacterias en la captación de Segade, en Caldas, fue lo que llevó a mediados del mes pasado a activar el estado de alerta, que implica una mayor vigilancia de las aguas por parte de los técnicos. Los datos de las analíticas se cuelgan cada semana en la web de la Xunta. Los publicados el 3 de agosto contabilizaban ya 348.550 células de Microcystis por mililitro de agua en la presa. En la captación de Segade hay 5.000.

La imagen del embalse verde es ya habitual, pero no impide que verano tras verano vuelva a surgir la polémica, avivada en las redes sociales. Algunos internautas se preguntan si la presa no era para abastecimiento y otros reclaman que se aborde, de una vez por todas, su futuro al ser la causa de un problema medioambiental y de salud pública. La floración del alga coincide con los bajos niveles de las captaciones para el abastecimiento en Caldas. El Concello ya ha enviado un mensaje a la población para que actúe con prudencia y adoptando «un consumo de auga moi responsable para evitar futuras carencias e restriccións». «É importante que todos nos concienciemos e adoptemos hábitos que moderen o consumo e eviten o despilfarro, especialmente en tarefas domésticas», añade. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Resignados a convivir con un embalse que cada verano se tiñe de verde