Un desprendimiento de tierra corta al tráfico la variante de Caldas de Reis

El suceso se produjo a las 4 horas de este lunes a la altura del lugar de Os Barreiros, y la carretera de circunvalación sigue cerrada a la circulación


Caldas / La Voz

Un desprendimiento de tierra y piedras originado por las intensas precipitaciones obligó a cortar al tráfico esta madrugada la variante este de la carretera N-550 en Caldas de Reis.

Según fuentes de la Policía Local, el suceso tuvo lugar sobre las 4 horas a la altura del lugar de Os Barreiros. El desprendimiento afectó a los dos carriles de circulación, por lo que la vía, de titularidad del Ministerio de Fomento, se cortó totalmente al tráfico. Por el momento no hay previsión para la reapertura de la variante, un vial de 6,4 kilómetros que entró en servicio el 1 de abril del 2009. Afortunadamente, ningún vehículo se vio afectado por el desprendimiento.

El tráfico se está desviando por la carretera N-550 que atraviesa el casco urbano de Caldas, por lo que se recomienda tomar dirección Pontevedra por Moraña. Otras fuentes añadieron que incluso está cortado el tramo que va del enlace de Cuntis hacia Santiago.

Galicia: una semana, tres temporales

Xavier Fonseca

La borrasca Daniel es solo un aperitivo de lo que está por llegar. Entre el miércoles y el viernes se esperan vientos muy fuertes

El informe climatológico publicado por MeteoGalicia sobre el balance del otoño confirma que ha sido una estación muy húmeda. Durante los últimos tres meses ha llovido un 53 por ciento más de lo habitual. Galicia se ha convertido en parada obligatoria de los trenes que transportan ciclones extratropicales y que cruzan el Atlántico desde octubre. A medio plazo no se aprecian cambios significativos. Más bien todo lo contrario. Esta semana se presenta muy complicada, con hasta tres episodios de temporal.

La primera borrasca afecta este lunes a la comunidad con chaparrones, granizo y nieve. Tiene nombre propio, Daniel, tras haber sido bautizada por la Agencia Estatal de Meteorología. Se trata de un centro de bajas presiones situado sobre la Península. Sus vientos de componente norte arrastran aire gélido, que son fuente de inestabilidad y permiten que desciendan las temperaturas máximas y mínimas de forma notable, además de la cota de nieve, que bajará hasta los 500 metros al final de la jornada. La Aemet ha activado un aviso naranja en las montañas de Lugo y Ourense por espesores de nieve de hasta veinte centímetros.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un desprendimiento de tierra corta al tráfico la variante de Caldas de Reis