El fuego cerca viviendas en Cabeza de Boi, Armenteira

Rosa Estévez, Serxio González, Cristina Barral VILAGARCÍA, PONTEVEDRA / LA VOZ

CALDAS DE REIS

Óscar Vífer

Dos incendios surgidos alrededor de las ocho de la tarde en las zonas superiores del concello de Meis y de la parroquia caldense avanzan peligrosamente, con vecinos de la zona de A Armenteira peleando ya con cubos de agua a pie de casa. El segundo se ha extendido a Catoira, y se procede a evacuar a los vecinos de Coaxe

16 oct 2017 . Actualizado a las 11:04 h.

En un domingo trágico para Galicia, Meis, Caldas de Reis y Catoira se han sumado a última hora de la tarde, alrededor de las ocho, a la nómina de concellos con incendios forestales.El más grave en este momento parece ser el que afecta a la zona de A Armenteira, con los vecinos del lugar de Cabeza de Boi peleando ya contra las llamas calderos en mano, tirando del agua de una piscina para evitar que las llamas alcancen sus viviendas, y empezando a evacuar sus animales. Hay varias casas desalojadas. Una de ellas estuvo rodeada por el fuego, aunque parece ser que no llegó a arder. 

El fuego de Meis, informa el alcalde del concello, José Manuel Pérez Estévez, arrancó prácticamente a la misma hora que el de Saiar Concretamente, entre los lugares de Fofán y San Cibrán. Hasta el punto de causar una densa humareda que está afectando ya a la autovía de Sanxenxo a Pontevedra mientras avanzaba hacia Gondes y Cabeza de Boi, dos lugares habitados por alrededor de unos 300 vecinos, explica el regidor, que no duda en ver manos criminales en el suceso: "Chamáronme veciños que me dixeron que o lume comezara nun lugar, despois outros que o fixera nun sitio diferente. No que coinciden é que prendeu en terreos abandonados, no monte, cheos de maleza, que con estas condicións atmosféricas, é como prenderlle lume a un polvorín".

A primera hora de la noche cuatro camiones de bomberos atrevesaban Fofán y San Cibrán hacia Gondes para intentar cortarle el paso al incendio, pero por lo que se ve, están teniendo muchos problemas para evitar que ponga en peligro las viviendas de los habitantes de Gondes y Cabeza de Boi. "A ver se temos sorte", dice José Luis Pérez.