La presencia de cianobacterias en el embalse del Umia, en Caldas de Reis, obliga a decretar el estado de alerta

El aumento de las horas de luz solar y la subida de las temperaturas contribuyen a que prolifere el alga «Microcystis sp»

.

Caldas / La Voz

Es un proceso natural que se repite, con mayor o menor intensidad, cada verano y que en circunstancias extremas puede llegar a afectar al abastecimiento de agua a la población. De momento, no es el caso. La Consellería de Medio Ambiente, a través de Augas de Galicia, acaba de decretar el estado de alerta en el embalse del Umia, en el municipio de Caldas de Reis, por la presencia de cianobacterias. En Galicia, además de la presa de A Baxe, está en esta situación el embalse de Beche, en Abegondo.

El aumento de las horas de luz solar y la subida de las temperaturas contribuyen a que prolifere el alga Microcystis en el embalse del Umia. Su multiplicación en colonias acaba tiñendo el agua de la presa de verde. Algo que ya se aprecia en las márgenes del río a su paso por la zona de A Pontenova, en los concellos de Cuntis y Moraña. En el embalse no es visible porque tiene una ocupación del 95,54 %.

Desde la Consellería de Medio Ambiente se hizo hincapié ayer en que el estado de alerta, decretado el 6 de julio, significa que se activa el protocolo de seguimiento de cianobacterias, que conlleva una mayor vigilancia de las aguas. La alerta se decreta y se hace pública cuando se supera un nivel determinado de células, en concreto, 2.000 por mililitro. Según los últimos datos que figuran en el portal del Sistema de Información Ambiental de Galicia (SIAM), el 3 de julio había 4.500 células de Microcystis por mililitro de agua.

Seis años combatiendo el alga de la presa con corteza de eucalipto

La presencia de la cianobacteria Microcystis sp en el embalse de Caldas se descubrió en el año 2006 a raíz del incendio y posterior vertido de la empresa química Brenntag. Uno de los peores años fue el 2010, cuando a mediados de septiembre se superaron los 2,4 millones de células y el nivel de clorofila alcanzó los 342 microgramos por litro. El sistema de depuración de la ETAP de Caldas se colapsó por la presencia del alga y hubo que abastecer a la población con cisternas. La imagen del embalse verde dio la vuelta a España.

En julio del 2011, hace seis años, se inició un tratamiento experimental que consistió en echar corteza de eucalipto a la lámina de agua para minimizar la proliferación del alga. El control de pozos negros y vertidos al Umia fue otra medida de la Xunta.

Votación
14 votos
Comentarios

La presencia de cianobacterias en el embalse del Umia, en Caldas de Reis, obliga a decretar el estado de alerta